Informe sobre los daños del terremoto de Lorca de 2005

Tratándose de una zona sísmica muy activa, no es de extrañar que ya haya habido otros terremotos importantes en Lorca con anterioridad, y entre los más recientes destacan los de 2002 y 2005.

El terremoto del 29 de enero de 2005 tuvo una magnitud de 4,4-4,8 Mw (según fuentes), una intensidad de 7 (EMS) y una profundidad de 3 km. El epicentro no estuvo exactamente en Lorca, sino en Bullas, aunque los mayores efectos se sintieron en La Paca y en Zarcilla de Ramos, unos 24 km al NO de Lorca, donde hubo que demoler 200 viviendas.

El informe está firmado por el arquitecto Patrick Murphy Corella, al que pudimos ver el otro día, y se lee muy bien, con esquemas muy didácticos sobre las distintas formas de rotura para cada elemento, fotografías de detalle y comentarios explícitos, lo cual es de agradecer.

A destacar la diferencia de comportamiento entre las estructuras construidas de modo tradicional y las construidas de acuerdo a la norma NCSE-02… aunque ni siquiera éstas se libran de haber cometido algún error, como ocurre con este pilar corto.

El informe tiene 45 páginas, ocupa 5 MB y se puede descargar en pdf desde la web de la Asociación Internacional de Gestores de Emergencias, en la que hay documentación muy interesante.

PULSA SOBRE LA IMAGEN PARA ABRIR EL INFORME [pdf – 5 MB]

 

Más información: Asociación Internacional de Gestores de Emergencias.

Muchas gracias a Ignacio Puras por enviarme una copia.

Terremoto de Lorca de 2011, informe geológico preliminar del IGME

El Instituto Geológico y Minero de España, IGME, ha terminado y publicado ya on line su “INFORME GEOLÓGICO PRELIMINAR DEL TERREMOTO DE LORCA DEL 11 DE MAYO DEL AÑO 2011, 5.1 Mw”, con una portada en la que destacan los daños de la torre del convento de las Clarisas, del s. XVII.

El informe ocupa 7 MB, tiene 47 páginas, cuenta con licencia Creative Commons y tiene fecha del 20 de marzo pero, tranquilos, un vistazo a las propiedades del documento confirma que se trata del 20 de mayo.


PULSA SOBRE LA IMAGEN PARA ABRIR EL INFORME [pdf – 7 MB]

 

Muchas gracias al Delegado del ICOG en Valencia, Fernando Martínez, por mandarme una copia.


 

Lorca, críticas en la evaluación de daños

La noticia tal y como viene en Público: Un promotor marca de verde sus propias casas
  Fotografía de Mónica Patxot para Público

En Lorca se siguen cayendo edificios. El último, el edificio Grial. Aunque el Ayuntamiento quiso lanzar un mensaje de calma, numerosos vecinos desconfían y están contratando arquitectos independientes para saber el estado real de sus viviendas. A los recelos ha ayudado que el principal promotor de la ciudad, Eusebio Abellán, participara en la elaboración de los primeros informes. Casi todos los edificios que visitó fueron catalogados como verdes. 
«Mis edificios se han comportado perfectamente. Sólo un 1% presenta fisurillas en la estructura«, aseguraba ayer a Público el propio Abellán, que también es presidente de la Cámara de Comercio lorquina. Tras el terremoto, se enfundó uno de los 400 chalecos verdes que distribuyó el Ayuntamiento y revisó 60 edificios levantados por su promotora. «Sólo tres los pusimos en amarillo tirando a verde. Todos los demás, en verde«, añadió.
Sin embargo, según denuncian los vecinos de alguna de sus promociones, a Abellán se le fue supuestamente la mano con la pintura. Es el caso del edificio Alhambra, en el número 47 de la Carretera de Granada, de tres años de antigüedad. En una primera inspección, el promotor lo pintó de verde. El viernes por la mañana, otro equipo con técnicos municipales elevó su riesgo hasta el negro. Antes del anochecer, volvió por allí Abellán. «Se puso a gritar preguntando quién lo había pintado de negro«, explica Juan Carlos Carrillo, uno de los vecinos del bloque. Esa noche, el edificio durmió como amarillo. Ayer, según el registro del Ayuntamiento, había vuelto a verde. 
Para Abellán, tanto cambio se debe a que «hay técnicos con más miedo y otros con menos. El miedo y la ignorancia son libres«. Cuando se le pregunta por la reacción de los vecinos, insiste: «La ignorancia es muy atrevida«. Para él, «habrá excepciones, pero la normativa de edificación se ha cumplido«. En teoría, sólo arquitectos, aparejadores e ingenieros pueden decidir el color de una casa. Desde el consistorio aclaran que Abellán, además de promotor, es aparejador. «Soy ingeniero de edificaciones«, aseguraba él. 
«Si los edificios son tuyos, tú no puedes valorarlos«, opinaba Juan Díaz, presidente de una comunidad de 78 vecinos cercana al edificio Alhambra. Este ex-gerente de una empresa de infraestructuras sostiene que «la vulnerabilidad de las estructuras de Lorca son fruto del boom urbanístico de estos años«. Tras el apuntalamiento, piensa pedir un informe independiente. 
También lo han hecho los vecinos del número 47. Desconfían del informe municipal y han montado una plataforma (ejemplo seguido por otras comunidades), y pedido la opinión de la empresa Gabinete de Control. Su director, el arquitecto técnico Jesús Alcañiz, aseguraba ayer que el edificio Alhambra «es un amarillo y no se puede dormir en él«. Sostiene que hay daños en la cabeza de los pilares, pero aclara que, «aunque caro, se puede reparar«. 
El ejemplo del Alhambra se extiende. En la misma calle, los vecinos del número 65 también han encargado un estudio de viabilidad por su cuenta. Lo mismo piensan hacer Juan Campos, albañil en paro, y sus vecinos de la calle Herrerías. En su caso, de 15 pilares, siete están dañados. «No podemos fiarnos de lo que nos dicen«, asegura.

Lorca…

Había escrito algo, a la vista de las imágenes del terremoto de Lorca pero, pensándolo bien, no lo voy a publicar. Después de todo, ¿quién soy yo para ir a contracorriente de las opiniones, juicios y conclusiones de los próceres del país, unánimes ellos en decir que todo está bien, que la normativa sólo es estructural y que la culpa es del terreno, que es malo malisimo?

Lo dejo estar, el que tenga interés que se lea a fondo la Norma de Construcción Sismorresistente para Edificación NCSE-02 hasta el final (muy especialmente el final), mire bien las fotos de los periódicos y saque después sus propias conclusiones, que ya somos todos mayorcitos.