en Geotecnia

Manual EPRI de Correlaciones Geotécnicas, un manual para contenerlas a (casi) todas

No descubro nada nuevo si digo que, en general, se abusa de las correlaciones geotécnicas. Ya sea en mecánica de suelos o en mecánica de rocas, al final siempre se encuentra una correlación que nos proporcione el dato que estamos buscando, bien directamente, bien mediante piruetas que harían palidecer de envidia al mismísimo Barón Rojo.

A veces la situación llega a extremos absurdos, como que técnicos que en su disciplina exigen complicados métodos de cálculo, seis decimales y tolerancias imposibles, sean capaces de “despachar” el estudio geotécnico a base de encadenar una correlación tras otra hasta encontrar una relación entre el tamaño del solar y la tensión admisible del terreno… no es broma, hay edificios oficiales calculados así (– ¿Por qué edificios oficiales? – me preguntas, clavando tu pupila en mi pupila. – Ya te lo contaré otro día… y no te acerques tanto, que me pones nervioso –).

Manual EPRI de Correlaciones Geotécnicas

No lo digo yo, lo dice el manual, quitar los puntos y dejar una bonita línea es deshonesto, y tramposo.

Las correlaciones geotécnicas no son buenas ni malas per se, lo son dependiendo del uso que se haga de ellas. Una “estimación” (peligrosa palabra) de las propiedades del terreno, pese a no ser muy exacta por definición, puede ser tremendamente útil en determinadas circunstancias. Por poner sólo algunos ejemplos:

  • Para conocer el intervalo de variación de una propiedad en un determinado material y ver si estamos dentro de los límites (en línea con el Eurocódigo 7).
  • Para tanteos preliminares (eso que llamamos habitualmente “números gordos”) en ubicaciones de difícil acceso o materiales en los que el coste de obtención y análisis de las muestras resulte muy elevado.
  • Para contrastar el resultado, si sospechamos que la muestra está alterada o no es representativa del conjunto, como ya comenté en el tema de la resistencia a esfuerzo cortante.
  • … (a rellenar con sentido común) …

Así, a grandes rasgos se podría decir que el uso de datos obtenidos de correlaciones es más o menos correcto dependiendo de:

  • El mayor o menor conocimiento que se tenga de la materia (el famoso efecto “Manolete, si no sabes torear pa’ qué te metes”).
  • La trascendencia y responsabilidad de lo que vayamos a calcular con esos datos (mucho cuidado con lo que se firma, que el papel es muy sufrido).
  • La normativa existente (recuerdo una vez más que, en España, el Código Técnico de la Edificación obliga a hacer un estudio geotécnico con ensayos de campo y laboratorio en función del tipo de terreno encontrado).

Tenía que decirlo, sé que no sirve para nada, que basta con hacer pinchazos, la culpa es del suelo y las cosas se caen porque llueve… pero tenía que decirlo (de la obra pública no digo nada, con las filtraciones de la ministra ya hay bastante).

Manual EPRI de correlaciones geotécnicas

El texto de hoy se titula “Manual on Estimating Soil Properties for Foundation Design“, o sea, “Manual para estimar propiedades del suelo para el diseño de cimentaciones“. Editado por el “Electric Power Research Institute“, sus autores son F. H. Kulhawy y P. W. Mayne (también autor del manual FHWA de caracterización geotécnica). Está enfocado a cimentaciones de instalaciones eléctricas de pequeña entidad. Es de 1990, tiene 308 páginas y cuenta con muchas, muchísimas correlaciones geotécnicas.

 

Manual on Estimating Soil Properties for Foundation Design

Manual on Estimating Soil Properties for Foundation Design (pdf – 9,13 MB)

 

Por supuesto, las correlaciones geotécnicas también son muy útiles para engañar al cliente y no hacer los ensayos requeridos, como intentaba hacer el “experimentado” Director ¿Técnico? de un famoso (y acreditado) laboratorio con el que he tratado esta semana, que quería convencerme de que “para calcular un coeficiente de consolidación lo mejor es hacer SPT“.

Evidentemente, era una excusa para no hacer edómetros. ¿Por qué no sabía hacerlos?, ¿por qué no sabía interpretarlos?, ¿por qué no sabía de qué narices le estaba hablando?, ¿todo a la vez?, a saber.

¿Cuántas veces le habrá salido bien la jugada?, muchas, me temo, dada su inmerecida fama.

Escribe un comentario

Comentario

  1. Es lo que tiene cuando los geotécnicos en este pais se hacian como churros y todo valía para obtener el valor de diseño.

    Pero vamos que hoy en día se llega más lejos, en mi pueblo no se hacen geotécnicos ni en los edificios oficiales, perdón miento, hicieron un penetro cuando ya estaba acabada la estructura. Simplemente el arquitecto de turno pone un número basado en su experiencia (la cual no se basa en ningún estudio geotécnico). Pero esto es España y aqui el que la caga no la paga nunca.

    Yo trabajé hasta el 2011 y solo fui capaz de hacer un geotécnico con los ensayos mínimos que recomienda el CTE.

  2. Independientemente de como cada técnico emplee las correlaciones, muchas gracias Enrique por colgar este incunable que en el EPRI se vendía a ¡¡2000 $!!.
    Junto al “Correlation of soil properties” y los libros de la NAVFAC forma la mejor colección de correlaciones geotécnicas.
    A partir de ahí, al que quiera usarlas le recomiendo indagar en ellas ya que, como comentáis, muchas veces se hace bastante mal.
    Un saludo

  3. Hola Enrique:

    Aprovecho y te felicito por tu estupendo blog. Ingeniería, cultura y humor… si mi esposa lo ve (que es Arquitecta) no me lo cree.

    Tuve un profesor que decía que la geotecnia era un área de la ingeniería soportada por tres siglas: SPT, RQD y CBR.

    Otro, mi padre, me enseñó que un método de diseño es tan bueno como la información disponible para aplicarlo (para los fieles de la nueva religión del MEPDG americano).

    Uno más me dijo que las “cosas tienden a no caerse” o “media vara no es desplome”.

    Con los años acuñé mi propio grito de batalla: “para que fácil, si difícil también se puede”.

    Un abrazo desde Colombia.

Webmentions

  • correlaciones geotécnicas y ensayos "in situ"Estudios Geotécnicos 15 mayo, 2012

    […] Post del blog de Enrique Montalar en el que se reflexiona también sobre el uso y el abuso de las […]