en Geotecnia

El Nuevo Método Austríaco de Construcción de Túneles o NATM (1948-1964)

Considerado por algunos como una clasificación geomecánica más, toca hablar ya del Nuevo Método Austríaco de Construcción de Túneles, también conocido por las siglas NATM (New Austrian Tunelling Method).

En primer lugar se debe puntualizar que no se trata de un “método“, propiamente dicho, sino más bien de una “filosofía de actuación“, llegando a decir el propio Bieniawski en 1989 que “the word -method- in the english translation is unfortunate, as it has led to some misunderstanding”.

En segundo lugar hay que decir que lo de “Nuevo” es porque ya existía un Método Austríaco de construcción de túneles, como existen también el Método Alemán, el Belga o el Inglés, aunque el tema del nombre daría para mucho, ya que este método recibe diferentes nombres dependiendo de cuándo, dónde y quién lo use.

A lo que vamos, desarrollado y patentado (Patentschrift Nr. 165573, Österreichisches Patentamt) por Rabcewickz, Müller y Pacher entre 1948 y 1964, el método está basado en la clasificación geomecánica de Lauffer y en los trabajos teóricos de Fenner y Kastner (también austríacos), y consiste, en esencia, en comparar las curvas características del terreno con los resultados de la instrumentación in situ y estudiar cuál es el sostenimiento que puede funcionar mejor en cada caso.

A partir de este estudio se desarrollaron veinte principios fundamentales, siendo cinco los más importantes:

  1. Utilizar la propia roca como elemento resistente frente a los incrementos locales de tensión que se producen durante la excavación.
  2. Utilizar métodos de excavación que minimicen el daño producido al macizo, con gunitados de protección nada más excavar.
  3. Instrumentar las deformaciones en función del tiempo, con ayuda de clasificaciones geomecánicas y ensayos de laboratorio.
  4. Colocar sostenimientos iniciales flexibles, protegiendo el macizo de meteorizaciones, decompresiones, decohesiones, etc, con la velocidad adecuada, para evitar el comienzo de daños.
  5. Colocar el revestimiento definitivo, si es necesario, también flexible, minimizando así los momentos flectores, añadiendo resistencia adicional con cerchas o bulones, pero no con secciones rígidas.

¿Qué quiere decir todo esto, exactamente?

Pues que, sabiendo cómo se deforma teóricamente el macizo, durante la excavación se debe utilizar la instrumentación para comprobar si vamos bien o no y, de acuerdo con eso, ir dimensionando un sistema flexible de sostenimiento. Es decir, consiste en hacer las cosas con cuidado y bien de acuerdo a lo que vamos viendo, nada más que eso.

Lo bueno del método:

  • Es económico, un revestimiento flexible casi siempre es más barato que uno rígido.
  • Altera poco el terreno, lo cual viene bien a largo plazo.

Lo malo del método:

  • Exige un cuidado continuo, saber hacerlo bien, estar pendiente en todo momento a la instrumentación… y usarlo dónde toca, y eso suele excluir a los suelos blandos.

Como pasa siempre, el método tiene defensores y detractores y, por extraño que pueda parecer, todos tienen razón, el problema no es el método, sino usarlo mal, aunque según algunos esto no sea más que una mala excusa.

Puede que no existan las verdades absolutas, pero en cuestiones relacionadas con el terreno y la geotecnia, “lo barato sale caro” se aproxima mucho. Aceptar la oferta más barata sabiendo que no es la opción correcta no es ético, y menos todavía en suelos blandos en entornos urbanos, en los que tanto el riesgo como los posibles daños son muy elevados.

Algunos enlaces relacionados:


 

Escribe un comentario

Comentario

  1. Melis como siempre, presumiendo de lo mucho que sabe y quejándose de lo mal que se hace todo, lo que no dice es que son los grandes expertos los que han dejado que la geotecnia fuera pasto de las empresas constructoras. El NATM se usa porque es barato y la administracion nunca va a decir nada si los invitan a comer

  2. Como bien han dicho por ahí, las constructoras hacen lo que se les pone en el gorro y las ingenierías-direcciones de obra se presentan con gente “experta” que ni ha ejecutado una O.S. en su vida, y ni ha vuelto a leerse los apuntes de la carrera.
    Desde luego un pobre facultativo como yo se siente entre la espada y la pared, entre unos tipos que les gusta jugársela y otros que se rilan en cuanto se quiere aumentar el pase. EN EL MEDIO ESTÁ LA VIRTUD.

  3. Creo que ni unos serán tan malos ni otros tan buenos. Las constructoras hacen su trabajo y algunas intentan hacerlo lo mejor posible y ganando dinero, que para eso están. Hay profesionales muy buenos en las contratas y son los primeros interesados en que aquello no se caiga ya que son los que más tiempo pasan dentro de esos agujeros del “infierno” (esto último es con cariño profesional). El NMAT es un método muy bueno pero hace falta que gente competente trabaje con él.