Indexadores de archivos: Everything y Locate32

Recomendar programas es muy personal, lo que uno puede considerar útil puede ser una completa estupidez para otro, pero confiando en que alguien le saque provecho, quiero ir comentando en el blog ciertos programas interesantes para el trabajo de cada día, ese que no se ve pero que consume tiempo, nuestro valioso tiempo.

Voy a empezar por los indexadores de archivos, porque buscar archivos es algo que hacemos todos, nos guste o no, y porque todavía mucha gente sigue usando el lento buscador de Windows, una utilidad que para discos pequeños funcionaba relativamente bien (hace ya años) pero que para los discos actuales es desesperantemente lento.

Los indexadores no son buscadores, al menos, no exactamente. Los indexadores, como su nombre indica, indexan, por eso son tan rápidos, justamente, porque a la hora de buscar, lo hacen en ese índice que han creado, en lugar de recorrer una y otra vez todo el disco duro. Es más, son tan potentes indexando que a veces hay que decirles dónde no deben buscar…

Evidentemente, la utilidad de estos programas depende del modo en que se guarden los archivos. Indexan el nombre, repito, indexan el nombre del archivo, así que si eres de los que guardan las cosas en carpetas encadenadas, tipo:

Conferencias \ Madrid \ 1980 \ Jiménez Salas \ La inextricable levedad del módulo de balasto.pdf

sólo encontrarás el archivo buscando por inextricable, levedad, módulo o balasto. Mientras que si guardas ese mismo archivo como:

Jiménez Salas – La inextricable levedad del módulo de balasto (Madrid, 1980).pdf

es mucho más probable que lo encuentres, ya sea tecleando Jiménez, Salas, inextricable, levedad, módulo, balasto, Madrid o 1980.

Hay muchos programas indexadores, pero yo me voy a centrar en los dos que más he manejado: Everything y Locate32.

Hasta hace unos años mi opción preferida era Locate32. En la actualidad, Everything lo ha desbancado, de hecho, se carga al inicio de Windows y estoy tan acostumbrado a usarlo que ya no abro carpetas y más carpetas hasta encontrar un archivo, no hace falta, simplemente tecleo su extensión -para filtrar los resultados desde el principio-, empiezo a escribir su nombre y ya lo tengo localizado (para encontrar archivos mp3 es genial).

Everything es portable, actualiza sus bases de datos cada vez que se pone en marcha (tarda aprox. 15 segundos en reindexar mi disco duro de 1 TB) y se mantiene cargado en segundo plano, atento a cualquier cambio, consumiendo unos 6-25 MB de RAM durante ese proceso (es asumible). Tiene una interfaz muy sobria, centrada en la utilidad, admite expresiones regulares y, atención, sólo indexa discos formateados en NTFS, si el disco está formateado en FAT32 (llaveros USB, por ejemplo) no le hará ni puñetero caso.

Se puede descargar desde su web, aunque hay que bajar este archivo para ponerlo en español. En caso de duda, aquí están las Frequently Asked Questions.

Esta es la escueta apariencia de Everything:

Si Everything es tan cómodo, ¿por que recomiendo también Locate32 ?

Pues porque, aún siendo muy parecidos, hay ciertos aspectos en los que Locate32 supera a Everything:

  • Permite imponer condiciones (archivos entre determinadas fechas o de ciertos tamaños)
  • Admite vistas en miniatura, modo que Everything no tiene y que para fotografías viene muy bien
  • Indexa tarjetas de memoria y llaveros USB formateados en FAT32
  • Permite guardar (preseleccionar) búsquedas frecuentes

Por desgracia, Locate32 no actualiza los cambios en tiempo real, hay que hacerlo manualmente (vía menú o pulsando F9) o bien fijarle un intervalo temporal para que lo haga de modo automático. Además, su autor no parece muy dispuesto a hacer cambios, ahora que se ha ido a Nueva Zelanda y se ha pasado al Mac (lo dice aquí).

Descargar Locate32:  Con instalación   –    Portable   –   Archivo de lenguaje español

Esta es la apariencia de Locate32, algo más completa:   [aquí hay más capturas de pantalla]

Si te gusta esta manera de trabajar quizá te guste Launchy, es un concepto parecido, pero con programas, tecleando su nombre, en lugar de ir pulsando iconos. A mi no ha llegado a engancharme pero reconozco que es cómodo.

Ah, por cierto, los dos programas admiten donaciones, si te parecen útiles y quieres hacérselo saber a sus creadores, una donación es la mejor recompensa para su esfuerzo.

—————  En resumen  —————-

Everything, a favor:

  • Es gratuito
  • Tiene versión portable, sin instalación
  • Monitoriza los cambios en tiempo real
  • Entorno minimalista, muy centrado en la utilidad
  • Admite expresiones regulares
  • Se integra en el menú contextual de carpetas

Everything, en contra:

——————————————-

Locate32, a favor:

  • Es gratuito y Open Source
  • Hay versión portable, sin instalación
  • Indexa también particiones FAT32, aunque la opción está algo escondida, eso si
  • Permite vista de miniaturas, muy útil para buscar fotografías
  • Más cómodo si necesitas imponer condiciones de tamaño de archivo o fechas
  • Hay versión para 32 y 64 bits
  • Se integra en el menú contextual de carpetas

Locate32, en contra:

  • Hay que actualizar los índices manualmente o configurarlo para que se actualice a intervalos.
  • Hay que descargar este archivo para ponerlo en español
  • Su autor está en Nueva Zelanda y no le va a hacer mucho caso los próximos cuatro años (no es broma, puedes leerlo aquí).

 

PLAXIS Bulletin 29, abril de 2011

Siempre interesante, el boletín bianual de PLAXIS presenta en este número una obra singular, la cimentación de la Odeón Tower o Tour Odéon, la que será la estructura más alta de Mónaco (170 metros), con una impactante fotografía de portada.

Resulta difícil de creer, pero la estructura más alta del principado en estos momentos es una torre de 111 metros (Le Millefiori) del año 1969. Hasta ahora no se había permitido superar esa altura, y hay que reconocer que la nueva torre no va a pasar desapercibida, precisamente, atentos a la simulación.

 

Como ya es habitual en los boletines PLAXIS, el tamaño se las trae, 22,3 MB para 16 páginas, muy buenas las fotografías, si, pero algún día deberían plantearse reducir el tamaño del fichero pdf.

(lo de siempre, botón derecho y “guardar como…” si no quieres que se abra en el propio navegador)

Manual de SEEP/W 2007 en español

Hay muchas diferencias entre los materiales artificiales y ese terreno natural al que vulgarmente llamamos “suelo”, y una de ellas es el cambio de comportamiento en presencia del agua.

Con el hormigón y el acero no hay mucho problema, pero con el terreno todo se complica, porque el agua, ya sea adsorbida o absorbida (que no es lo mismo), no se conforma con entrar y ocupar los poros, no, también se mueve, la muy malvada, creando fuerzas de filtración, presiones intersticiales, asientos de consolidación, etc.

Captura de pantalla de SEEP/W 2007

Saber cómo cambia el potencial creado por el agua es importante, lo malo es que si, vale, la ecuación de Laplace y las funciones de potencial y corriente están muy bien en la teoría, pero en la práctica las redes de flujo o el método de los fragmentos sirven de poco si nos alejamos de los casos ideales homogéneos e isótropos, y puesto que rezarle a santa Polubarinova Kochina y su “Theory of Groundwater Movement” no funciona… tendremos que recurrir a la informática.

Al igual que el manual de SLOPE/W y el manual de SIGMA/W, este manual de SEEP/W está escrito por Germán López Pineda, Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y profesor en la EPS de Bélmez – Universidad de Córdoba, así que, ya sabéis, descargadlo, pegadle un vistazo y si encontráis algún fallo avisadle, por favor.

 


Manual de SIGMA/W 2007 en español

captura de pantalla sigma/w 2007
Manual de SIGMA/W 2007 en español

Una vivienda que no necesita estudio geotécnico, mira tú por dónde…

Salvo los barcos (los que flotan, claro), la Estación Espacial Internacional, ciertos inventos magnéticos y la publicidad (lo de arriba es un anuncio, aviso), todo lo demás se apoya en el suelo. Dependiendo de cómo se resuelva ese apoyo y de las propiedades del terreno, se producirá un desplazamiento o, como se suele llamar en geotecnia, un asiento.

El cálculo de asientos y la distribución de tensiones en el terreno ya han salido alguna que otra vez por este blog. He escrito sobre la distribución trapecial de esfuerzos, la colección de fórmulas elásticas de Poulos y Davis, las ecuaciones de Holl, el cálculo de asientos en suelos granulares (en dos partes) y el tema daría para mucho más todavía porque la realidad es que, a día de hoy, para la mayoría de cálculos se siguen utilizando fórmulas elásticas simplificadas y métodos de integración aproximados. Todo ello aderezado con hipótesis tan realistas como que el suelo es elástico, homogéneo e isótropo.

¿Por qué seguimos utilizando estos métodos?

Porque funcionan, es duro decirlo, pero es así, funcionan… A ver, seamos prácticos, no conocemos el terreno, se hacen pocos sondeos (muchos menos de los recomendados por la normativa, no digamos ya el Código Técnico de la Edificación), se toman pocas muestras, los ensayos de laboratorio tampoco destacan por su abundancia, al final, sabemos tan poco del terreno que un cálculo aproximado es casi lo único que se puede hacer. Además, con los factores de seguridad habituales tampoco tiene sentido afinar mucho más, la verdad… lo triste es que alguien se crea que esos resultados son exactos hasta el segundo decimal, pero ese ya es otro tema.

¿No hay métodos más modernos y exactos?

Si, claro que los hay, un montón, se podría decir que cada autor y cada universidad tienen un método… pero esos métodos exigen sondeos, muestras y ensayos específicos, y todo eso cuesta dinero. No, salvo que se trate de obras importantes (túneles, presas) o algo muy mediático que ya haya tenido problemas (patologías), lo normal es utilizar métodos simplificados.

Entonces, ¿por qué usar un programa de ordenador?

Pues… porque las soluciones “clásicas” funcionan bien para problemas aislados, pero cuando el problema se complica, ya no funcionan tan bien. Un programa de ordenador nos permite saber cómo se distribuyen las tensiones, dónde alcanzan sus máximos y mínimos, dónde se supera la resistencia a rotura del suelo, dónde podemos tener problemas de plastificación, por no mencionar que también nos permite tener en cuenta imprevistos, sobrecargas extrañas, aumentos del nivel freático, inundaciones, impactos, etc…

¿Qué precauciones debemos tomar al usar estos programas?

En mi opinión, se deberían tener en cuenta tres cosas (como mínimo):

1º) Saber qué hace el programa, por qué lo hace, cómo lo hace y cuál es el rango de validez del resultado:

Casi todos los ejemplos y manuales de instrucciones de estos programas, incluido el SIGMA, tienen un apartado dedicado a contrastar los resultados del programa respecto de las soluciones teóricas clásicas (y digo casi todos porque me consta que hay programas que no lo tienen).

2º) Usar bien el programa:

Vale, de acuerdo, si sólo tienes un martillo, todos los problemas parecen clavos, pero hay que saber cuando dejar de dar golpes. El programa se debe usar bien, y eso incluye saber cuándo es adecuado utilizar un criterio de rotura u otro, que luego se ven cosas muy raras por ahí (asientos en roca calculados con métodos para suelos blandos, por ejemplo).

3º) Escoger bien los parámetros del suelo:

El programa no piensa, el programa no sabe qué estás buscando, el programa se limita a calcular… y si los datos de partida son erróneos, el programa te devolverá la respuesta exacta de la pregunta equivocada, como el chiste del helicóptero, pero con menos gracia. Si no estás seguro del resultado haz un análisis de sensibilidad probando diferentes parámetros y coeficientes de variación, lo que quieras, pero asegúrate.

manual de sigma/w 2007
Dicho ya todo esto, presento aquí el manual de SIGMA/W preparado por Germán López Pineda. Como ya dije en la entrada sobre el manual de SLOPE/W en español, Germán es Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, profesor en la EPS de Bélmez – Universidad de Córdoba, y nos deja descargar los manuales que ha preparado para sus clases así que, ya sabéis, descargadlo y pegadle un vistazo, que está muy bien.

Manual de introducción a SIGMA/W 2007 Manual de introducción a SIGMA/W 2007 [pdf – 4,57 MB]

 


Manual de SLOPE/W en español

Si hubiera que definir, en tres palabras, qué motivó el nacimiento de la mecánica de suelos (y toda la geotecnia, en general), es muy probable esas tres palabras fueran “estabilidad-de-taludes”.

Pues si, porque cuando el cimiento es malo siempre se puede hacer algo, mejorar el terreno, repartir la carga, incluso cimentar en otro sitio, pero cuando el problema depende de la estabilidad de los taludes ya no es tan fácil, unas veces porque no hay otro sitio por donde pasar (en vías de comunicación, por ejemplo) y otras, porque hemos sido nosotros mismos los que hemos “creado” ese talud, como ocurre con las presas o los muelles portuarios.

Desde las peripecias de Coulomb en la Martinica, en el siglo XVIII y los casi desconocidos trabajos de Collin, en el XIX, hasta los primeros métodos gráficos de Petterson y Fellenius con su famoso “círculo sueco”, han sido muchos los autores que han dado su nombre a otros tantos métodos de análisis, Janbu, Lowe, Spencer, Bishop, Taylor, Morgenstern, Price, Sarma, etc, hasta llegar, finalmente, al Método de los Elementos Finitos.

Captura de pantalla de SLOPE/W 2007

El SLOPE/W, también conocido como GEO-SLOPE, simplemente, es uno de los programas de cálculo de estabilidad de taludes más extendidos, en gran parte gracias a su versión de evaluación gratuita para estudiantes, versión que, pese a no permitir el acceso a todas las opciones, si permite aprender a usarlo y disponer de toda la información, manuales y ejemplos incluidos (eso si, en inglés).

El manual de SLOPE/W que presento hoy ha sido preparado por Germán López Pineda. Germán es Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, profesor en la EPS de Bélmez – Universidad de Córdoba y no ha puesto inconveniente alguno a que lo enlazara en el blog aunque, eso si, me pide que os avise de que se trata de versiones inacabadas en proceso de mejora continua, como no podía ser de otra forma al tratarse de documentos académicos:

Manual de SLOPE/W 2007 en españolManual de SLOPE/W 2007 [pdf – 6,10 MB]

 

Un detalle final. Si existen tantos métodos de cálculo distintos es porque cada uno de ellos nace de unas hipótesis de partida particulares y unas condiciones de contorno específicas. Quien no tenga claros los conceptos y los métodos y no haya hecho antes un cálculo a mano debería plantearse hasta qué punto puede (y debe) fiarse de los resultados.

De nada sirve un cálculo exacto por ordenador si el método escogido no es el adecuado o los parámetros del suelo no son representativos del comportamiento del terreno. Puede que la gente se siga creyendo que los taludes se caen porque llueve, pero cuando estas cosas llegan a los juzgados se revisan los cálculos… y entonces no valen excusas.

En caso de duda, nunca está de más pegarle un vistazo al Manual de taludes del IGME.

Si te has quedado con ganas de saber más, quizá te interese saber que Germán también tiene manuales para SIGMA/W 2007 y SEEP/W 2007.