¿Balasto o vía en placa?, ¿qué es mejor?

Escribo esto a mediados de agosto de 2009. Una vez más, una ¿extraordinaria? avenida de aguas de escorrentía ha paralizado medio país, en otras ocasiones ha sido una autovía, esta vez le ha tocado al tren, la cuestión es que seguimos igual, y es que las lluvias extraordinarias son como los partidos del siglo, se repiten tres veces al año… son así de imprevisibles, ¿qué le vamos a hacer?

¿Cuál ha sido el problema?, ¿el hidrograma?, ¿el proyecto?, ¿la ejecución?

No se sabe, todavía no hay datos fiables, pero los tertulianos de la tele, todos ellos «ingenieros de trenes», claro, se han enfadado mucho con eso de que la vía estuviera apoyada sobre un montón de piedras sueltas, «con razón se las ha llevado el agua» decía esta tarde uno con cara de listo, «pero si son simples piedras, ¡¡ que pongan hormigón !!» (y luego dicen que somos los ingenieros los que ponemos hormigón en todas partes).

En cualquier caso, ¿hubiera evitado eso el desastre…?

Pues depende de lo que hubieran hecho, pero dudo que el tertuliano sepa que ha nombrado lo innombrable en el AVE, la vía en placa de hormigón, algo que se lleva pidiendo muchos años y se concede con cuentagotas.

El problema principal de la vía en placa es el precio de partida, ante la dicotomía ¿hacemos trenes buenos, rápidos y duraderos, aunque nos cuesten un pastón al principio?, o ¿hacemos algo barato, que no corra tanto y tenga que repararse todos los años, y el siguiente que se apañe, que igual ya no es «de los nuestros»?, la solución escogida es (casi) siempre la misma, hacer lo más barato y echar balones fuera si alguien pregunta por esos electorales 400 km/h.

¿Realmente es más cara la vía en placa?

Si. Las cosas como son. La placa es un elemento rígido, y si se deforma, se parte. Hay que hacerla muy bien, no tolera errores.

Es decir, que habría que hacer terraplenes de menor espesor y mejores cimentaciones… con lo que gusta en este país el movimiento de tierras y decir que la culpa es del terreno y que eso de la geotecnia es un camelo, vamos listos.

El relieve español es muy particular, y aunque siempre se pone el mismo ejemplo, el de la línea París-Madrid, no por repetido deja de ser descriptivo. Los franceses lo tienen fácil, todo llano, pero aquí, queramos o no, tenemos que hacer túneles y terraplenes para pasar de un lado al otro. Como es lógico, para disminuir el espesor del terraplén hay que bajar la cota del túnel y hacerlo más largo, pero los túneles son caros, problema a la vista.

[si, claro, se pueden hacer terraplenes que no asienten… y edificios de Calatrava a precio fijo, por pedir que no falte]

Revisando muy por encima lo que se ha escrito sobre el tema en la Revista de Obras Públicas en los últimos veinte años, encontramos sólo un artículo en contra de la vía en placa, y entre los autores más a favor, a Manuel Melis, al que algún día tendrán que dar la razón públicamente, vamos, digo yo.

Veamos los resúmenes de la Revista de Obras Públicas (con enlaces al pdf del artículo completo):
__________________________________________________________
1991 – La superestructura de vía sin balasto: Perspectivas de su aplicación en las nuevas líneas de alta velocidad – Estrade Panades, Joan Manuel [pdf]
Se analiza el futuro de la superestructura de vía sin balasto o vía en placa, partiendo de las últimas aportaciones e investigaciones desarrolladas, y se estudia la conveniencia de su posible aplicación en las futuras líneas a construir en nuestro país.
__________________________________________________________
1998 – La superestructura de vía en placa en las nuevas líneas de alta velocidad de nuestro país – Estradé Panadés, Joan Manuel [pdf]
La superestructura de vía en placa se ha utilizado de forma generalizada en las líneas japonesas de alta velocidad. La reciente decisión alemana de instalar este tipo de vía en todas sus nuevas líneas de alta velocidad ha puesto de actualidad su aplicación en el resto de Europa. En el presente artículo planteamos su instalación en las nuevas líneas españolas de alta velocidad (Madrid-Barcelona-La Jonquera, «Y» Vasca y Madrid-Valladolid). Para ello partimos de la situación actual de los principales países europeos. Analizamos la problemática de la vía en placa y los límites que podrían condicionar su utilización generalizada, reflexionando especialmente sobre su rentabilidad. Finalmente, definimos las situaciones en las que resulta aconsejable su utilización en las nuevas líneas a contruir en nuestro país.
___________________________________________________________
1998 – La «vía en placa» en la DB AG – Escolano Paul, José [pdf]
Los estudios realizados por la DB AG en los últimos años de la década de los sesenta, mostraron que la superestructura tradicional en la vía, parejas asentadas sobre balasto, había alcanzado su límite cuando la marcha de los trenes superaba los = 160 km/h. Ello dio lugar a un nuevo concepto y modelo de superestructura que designaron con el nombre de «Feste Fahrbahn» (FF). La FF (vía en placa) para que pueda ser considerada como alternativa, rentable económicamente, de la vía tradicional, debe alcanzar una vida útil larga, semejante a la de los puentes. Esto exige el empleo de estructuras suficientemente ensayadas y procesos constructivos sin fallos y con efectivo control. LA DB AG, basándose en los buenos resultados obtenidos en el tramo de ensayo de la estación de Rheda -1972-, ha puesto en servicio durante los últimos años diversos tramos, en líneas en explotación, con este nuevo concepto de superestructura.
__________________________________________________________
2000 – Para altas velocidades ¿Vía con o sin balasto? – Puebla Contreras, Javier y otros. [pdf]
En el presente artículo se intenta reavivar el debate sobre la utilización de vía con y sin balasto. La decisión de instalación de vía sin balasto se fundamenta en aspectos técnicos, funcionales y económicos. Aspectos técnicos como el soporte y reparto de cargas a la plataforma, la utilización de elementos de altas calidades en cada caso; funcionales de adaptación a la geometría de las líneas; y económicos, relacionados con el binomio inversión-mantenimiento.
__________________________________________________________
2001 – La rigidez vertical de la vía y el deterioro de las líneas de alta velocidad – López Pita, Andrés [pdf]
El presente artículo efectúa una serie de reflexiones sobre algunas posibles formas de limitar el deterioro de las vías en líneas de alta velocidad, y, por tanto, de reducir el coste de su mantenimiento. El ámbito de referencia en que se sitúan las reflexiones que se exponen, es el de la rigidez vertical de la vía.
__________________________________________________________
2006 – Terraplenes y balasto en Alta Velocidad Ferroviaria [1ª parte] – Melis Maynar, Manuel [pdf]
Igual que una manguera que lanzara aire a 350 km/h, el tren a Alta Velocidad levanta el balasto, que vuela y golpea entre carril y llanta y golpea en los bajos del tren. El peligro que esto supone, los reducidos costes de mantenimiento y otros factores han hecho que países como Japón (desde 1980) o Alemania (desde 1994) decidieran que todas sus nuevas vías de Alta Velocidad fueran en placa. Pero los grandes descensos de los terraplenes impiden poner vía en placa sobre ellos. Estos dos países limitan también los asientos post-constructivos de los terraplenes a 30 mm.
_________________________________________________________
2006 – Terraplenes y balasto en Alta Velocidad Ferroviaria [2ª parte]: Los trazados de Alta Velocidad en otros países – Melis Maynar, Manuel [pdf]
El autor resume la evolución de los trazados de Alta Velocidad en Japón, Alemania, Francia y otros países, mostrando cómo los dos primeros decidieron ya hace décadas que para la Alta Velocidad no es válida la vía en balasto, y cómo la vía en placa ha llevado a su vez a la práctica eliminación de los terraplenes altos reduciendo su altura a 9 m y su asiento a 30 mm, bajando rasantes y alargando túneles. En Francia, que sigue con vía en balasto, hubo que cambiar todo el balasto a los 14 años de puesta en servicio del París-Lyon con un enorme coste, al igual que en el primer Shinkansen japonés Tokio-Osaka. Estos hechos, el enorme coste del mantenimiento del balasto, el peligro de su vuelo y el golpeo a los trenes y la imposibilidad de la utilización de la vía por los trenes de mercancías nocturnos debido al constante mantenimiento, hacen que el autor crea obligada la vía en placa para Alta Velocidad en España. La amortización de su mayor coste le parece ser mucho más cercana a los 8.8 años que dice Japón que a los 60 años que dicen algunos responsables españoles.
_________________________________________________________
2006 – Terraplenes y balasto en Alta Velocidad Ferroviaria [3ª parte]: Los túneles de Alta Velocidad. Profundidad, proyecto, RMR y NATM – Melis Maynar, Manuel [pdf]
Tras lo publicado en el BOE del 24 de Julio, pag.27705, hoy parece estar confirmado que para que los trenes de Alta Velocidad circulen a su velocidad actual de diseño de 350 o 400 km/h hay que sustituir la vía en balasto por vía hormigonada, la llamada vía en placa, porque los problemas del vuelo del balasto y el golpeo de las piedras a los frenos, ejes y bajos del tren no dejan otra alternativa ya que naturalmente no puede meterse a los pasajeros en un tren en semejantes condiciones. Pero la vía en placa no puede montarse en nuestros trazados porque rompería por los grandes descensos que sufren los altísimos terraplenes y pedraplenes que estamos construyendo. Se llega así a un tipo de trazado que países con orografía similar a la nuestra utilizan desde 1982. Bajada de la rasante de los túneles, gran aumento de su longitud, largos viaductos baratos y robustos que permitan utilizar agrícolamente el terreno que cruzan y eliminación de los terraplenes de altura mayor de 5 o 10 m. En este trabajo se analiza la influencia que tiene la bajada de la rasante de un túnel sobre su proyecto y construcción.
_________________________________________________________
2007 – Terraplenes y balasto en la Alta Velocidad Ferroviaria [4ª parte]: Los trazados de Alta Velocidad en España (I). Algunas alternativas – Melis Maynar, Manuel [pdf]
En las tres primeras partes de este trabajo, publicadas en la ROP, el autor ha intentado mostrar la conveniencia de modificar los criterios de los Estudios Informativos actuales en España, de alargar los túneles ferroviarios para la Alta Velocidad y de bajar sus rasantes, agrupando en uno más largo y profundo los numerosos tunelillos cortos que hoy se están diseñando para los AVE en la cima de las montañas y reduciendo a unos 5 o 10 m la altura máxima de los terraplenes. El terraplén y los rellenos son, en opinión del autor, los enemigos de la Alta Velocidad ferroviaria, ya que por sus grandes descensos impiden instalar la vía en placa y obligan a la vía en balasto. Recientemente ha indicado además el Ministerio de Fomento que el schotterflug o «vuelo del balasto» obliga a muy importantes limitaciones en la velocidad de los trenes, pero naturalmente la vía en placa, que es la única alternativa, exige reconsideraciones muy importantes en los trazados de los Estudios Informativos. En esta última parte del trabajo se analizan brevemente los trazados AVE españoles de Sevilla y Zaragoza, se miden las aceleraciones laterales del mismo tren en ambas vías y se observa cómo estos erróneos criterios de los Estudios Informativos han llevado a que la recientemente abierta vía del AVE de Zaragoza-Barcelona sea hoy de mucha peor calidad que la vieja vía de Sevilla de 1992. Con el tipo de trazado que el autor sugiere el tren podrá circular a su velocidad de 350 o 400 km/h, la infraestructura será más rápida y segura de construcción, la afección al Medio Ambiente mucho menor, el coste mucho menor también y sobre todo las infraestructuras estarán listas en su plazo y la calidad de la vía será la adecuada.


Drenaje transversal vs caudal imprevisto…

En principio, las obras de drenaje transversal no son muy complicadas de calcular, normalmente se dimensionan en función de un caudal máximo y ya está…. en principio, repito.

Lo malo es que el caudal punta de diseño no siempre se conoce con exactitud (el Método Racional es simple, pero no exacto) y, aún conocido, tampoco es constante, puede cambiar por muchas razones, y ahora mismo estoy pensando en los incendios, porque no es igual una superficie cubierta de vegetación que un suelo quemado, en el que la misma cantidad de lluvia corre más, se infiltra menos y llega antes a los puntos conflictivos… más cantidad y más rápido, justo lo que no interesa.

¿Qué ocurre cuando el caudal es mayor de lo esperado?

Si la estructura es flexible, lo que se ve en este vídeo, del que únicamente sé lo que indica la propia página de youtube, es decir: «News 8 chief photojournalist Kevyn Fowler captured a road collapsing in Freeport, Maine during a storm«.

Atención al minuto 2:50

===========================================

Actualización – Enero de 2010:

Según los redactores del telediario de TVE, el vídeo no tuvo lugar en Freeport, Maine, sino en San Lorenzo de Calatrava, Ciudad Real… y dos años después, además.

Han pedido disculpas, claro, pero, ¿es que no tienen a nadie que contraste las noticias?

Más información del error en Chica de la Tele.

De todos modos, tampoco iban desencaminados, se equivocaron de vídeo pero no de noticia, entre San Lorenzo de Calatrava y Viso del Marqués sí hubo un corte de carretera a causa de la lluvia por esas fechas…

Inspección de obras, siempre es necesaria, siempre

Inspeccionar las obras antes de su entrada en servicio siempre es recomendable, aunque sólo sea por sentido común. En el caso de las conducciones, no es necesario decir que se ahorra mucho dinero, es más que evidente, sobre todo sabiendo cómo se hacen las cosas.
Claro que… encontrar «esto», dos veces en el mismo día, y a menos de 100 metros de distancia, es para plantearse si no es algo más que un simple descuido. No, no son dos vistas del mismo cubo, son dos cubos distintos, «olvidados» dentro de la conducción, en menos de 100 metros.

La carta de Vauban, un clásico de 1683 contra los malos contratistas

Decía Italo Calvino que «un clásico es un libro que nunca termina de decir lo que tiene que decir«. No sé si la carta de Vauban al Marqués de Louvois se puede considerar un clásico, bajo esa definición, porque lo que dice, lo dice muy claro.

Belle-Île-en-Mer, 17 de julio de 1683

Monseñor:

[…] hay algunos trabajos en los últimos años que no han terminado y que no se terminarán, y todo, Monseñor, por la confusión que causan las frecuentes rebajas que se hacen en sus obras, lo cual no sirve más que para atraer como contratistas a miserables, pillos e ignorantes, y ahuyentar a aquellos que son capaces de conducir una empresa. Y digo más, y es que retrasan y encarecen considerablemente las obras, porque esas rebajas y economías tan buscadas son imaginarias, y lo que hace un contratista que pierde es lo mismo que un naufrago que se ahoga: agarrarse a todo; y eso en el oficio de contratista es no pagar a los suministradores, dar salarios bajos, tomar peores obreros, engañar sobre todas las cosas y siempre pedir misericordia contra esto y aquello.

Y de ahí bastante Monseñor, para hacerle ver la imperfección de esa conducta; abandónela, pues, y en el nombre de Dios, reestablezca la buena fe: encargar las obras a un contratista que cumpla con su deber será siempre la solución mas barata que podréis encontrar.

Marqués de Vauban

 

Carta de Sébastien Le Prestre (1633 – 1707), Marqués de Vauban, Ingeniero Militar y Mariscal de Francia, a François Michel Le Tellier (1641 – 1691), Marqués de Louvois, ministro de guerra de Luis XIV (1638 – 1715), El Rey Sol.


Un blog de geotecnia, ingeniería y opinión

Hola, este post es el «¡Hola Mundo!» de lo que pretende ser un blog de geotecnia, ingeniería y opinión, digna continuación de una web personal sobre geotecnia que empecé a publicar allá por 1998.

¿Otro blog técnico, pfff…?

Bueno, después de algunos años trabajando en el tema considero que hay un par de cosas que merecen ser escritas, ciertas informaciones que no estaría mal compartir y alguna que otra opinión personal que dejar caer.

Torre-de-Pisa-2GM

Una vista poco habitual de la torre de Pisa, ¿verdad?

Vale, lo de escribir sobre ingeniería lo entiendo pero, ¡¿sobre geotecnia?!

Si, claro, ¿por qué no?, hay muchos temas interesantes, por ejemplo, esos «estipendiosos» anejos geotécnicos de los proyectos de obra civil, técnicamente impecables (con elementos finitos y todo, oiga), que igual valen para un sitio que para otro, claro, porque ni siquiera han hecho ensayos (ya se sabe, «gastar dinero en geotecnia es una tontería, que lo haga la contrata, que para eso cobra«).

O de los informes geotécnicos para edificación, algo que hace diez años no conocía nadie (pese a que son obligatorios desde hace más de 30 años) y que ahora se han convertido en un simple trámite, perdiendo todo su valor técnico.

O de esos experimentados Organismos de Control Técnico (alias OCT), una estupenda idea que al final no ha funcionado como se esperaba y ha degradado la geotecnia a una simple colección de tablas y ábacos, retrocediendo casi 50 años de golpe (lo cual tiene su mérito, todo hay que reconocerlo, no era nada fácil).

O quizá simplemente me limite a contar qué tienen de cierto esas frases que se oyen por ahí, tipo «esas grietas son normales, el edificio siempre asienta, eso es normal» o «los muros se caen porque llueve mucho, eso es normal«… ya, también es normal morirse y seguimos visitando al médico.

En fin, según las estadísticas el 95% de los blogs no dura más de un año, veamos qué ocurre con este.

Valencia, julio de 2009


Julio de 2010: Ha pasado un año… y creo que voy a seguir.

Julio de 2011: Parece que le voy pillando el punto.

Julio de 2012: Tres años ya, qué rápido pasa el tiempo.

Julio de 2013: Por aquí seguimos, escribiendo desde Lima, Perú.

Julio de 2014: ¡¡ Un saludo desde Bosnia-Herzegovina !!

Julio de 2015: Definitivamente, creo que me gusta esto (si, sigo en Bosnia-Herzegovina).