en Otros

Una red dinámica contra… ¿suicidios?

No, no es un edificio en construcción, es una fábrica de Foxconn en China, más concretamente en Langfan, en la provincia de Hebei, y la red (no muy dinámica) es la solución que han encontrado “los de arriba” para evitar que sus empleados se sigan suicidando, también desde arriba.

Una fotografía de Jason Lee para REUTERS con fecha 3 de agosto de 2010.

La imagen plantea dos cuestiones, una de tipo práctico y otra de tipo analítico (deformación profesional, supongo):

Desde un punto de vista práctico, no parece una solución muy acertada, sería más efectivo cerrar las ventanas y los accesos a la azotea, si alguien quiere suicidarse dudo que esa red le hiciera cambiar de idea, más que nada porque bastaría con tomar un cierto impulso horizontal en el momento del salto para que la trayectoria parabólica de la caída lo alejara de la red.

Alguien podría objetar que entonces caería sobre el jardín y que, si lo que busca es terminar rápido, sería mejor acertar en una superficie dura pero, francamente, yo creo que si consigue evitar la red se mata… caiga donde caiga.

Un ejemplo de lo que puede alejarnos de la red un pequeño impulso horizontal al caer desde 6 metros.

Y desde un punto de vista analítico… pues tampoco me convence. A ver, hagamos números, considerando un peso medio de chino de 60 kg y unos 15 metros de caída libre, el presunto suicida llegaría a la red con una energía cinética de unos 9 kJ, un valor no muy elevado si hablamos de barreras dinámicas para caídas de rocas en carreteras, de hasta 5000 kJ, pero si superior al máximo permitido por la normativa en vigor, de 7 kJ.

Las normas al respecto, las UNE-EN 1263-1 y 1263-2, no permiten caídas desde más de 6 metros, es decir, dos forjados por debajo del nivel de trabajo. La condición de 7 kJ se obtiene suponiendo una masa de 100 kg cayendo desde 7 metros (los 6 metros de caída y un metro adicional correspondiente al cdg de la persona), pero ese valor es para redes tipo V (también llamadas “horcas”), porque para redes horizontales de tipo T (o “bandejas”), la energía máxima está limitada a 6,4 kJ.

Además, hay un problema añadido, y es que no se trata únicamente de parar la caída, sino de hacerlo de un modo “flexible” para no matar al suicida al cogerlo, y ahí es donde la cosa se complica.

Se supone que para evitar daños al organismo, el peso de caída multiplicado por el factor de impacto de la red debe ser menor de 17 kN, pero en la normativa las ménsulas que sujetan la red horizontal están apoyadas por debajo de la red, es imposible pegarse con las barras al caer, mientras que en el caso chino las ménsulas están ancladas al forjado al mismo nivel que la red… vale, si, sería mala suerte que el suicida cayera sobre la ménsula, pero si lo hace no veas cómo lo puede dejar todo…

  Red de seguridad de bandeja o tipo T, con las ménsulas por debajo de la red

Resumiendo, se me ocurren tres alternativas:

  1. Que todavía no han probado su solución
  2. Que únicamente está puesta como “elemento disuasorio”
  3. Que sólo pretenden evitar que los suicidas caigan sobre el resto de trabajadores (aunque no sé qué es peor, porque ir a trabajar viendo a alguien enganchado ahí arriba tampoco debe ser agradable… vamos, que ese día no almuerzas, precisamente)

Ah, por cierto, Foxconn fabrica iPhones, iPads y cosas de esas.

 

Tres enlaces más relacionados con el tema:


Escribe un comentario

Comentario

  1. Nadie les obliga a trabajar ahi no? Si tan mal estan en las fabricas de foxcom que se vayan a cultivar arroz al campo, pero ay amigo!, el capitalismo tira mucho…

    me recuerda al caso aqui en europa de FranceTelecom, y no son chinos ni nada, solo currantes sometidos a mucha presion…

    saludos

  2. Pues esto no es nada con lo que tiene que venir… China es una superpotencia, está tirando fuerte, económicamente hablando y no aporta nada el decir el gran crecimiento que tiene, pero tienen un gran problema que resolver: el social, el de las personas.

    Cuando esa masa de trabajadores se pongan a pedir (que lo harán, en algún momento, como en su momento ocurrió en Occidente), ya veremos a ver qué pasa.