¿Por qué he borrado más de la mitad del blog?

Como bloguero vuestro que soy, os debo una explicación…

Este sitio ha llegado a tener más de mil entradas (o posts, como quiera usted llamarlo) a lo largo de sus 18 años de vida, 11 como página web y 7 como blog.

He borrado más de la mitad.

¿Por qué?

La explicación corta, el socorrido TL;DR, es “Porque si, que para algo es mi blog”.

La explicación larga, en mi línea, es muy larga, que para algo es mi blog. Y cual alcalde berlanguiano, “esa explicación que os debo, os la voy a pagar”.

– Entradas caducadas

A finales de los 90 (me estoy haciendo mayor) esto era una simple página web en la que recopilaba enlaces sobre geotecnia y anunciaba los cursos de Servicios Técnicos de Mecánica de Rocas, STMR, impartidos por (Súper) Manuel Romana. Si, de ahí viene SMR, que no os engañen con lo de “Slope Mass Rating” :-)

¡ Un abrazo, Don Manuel !

¿Por qué?, pues porque a) tener una página web era lo último, en aquel momento; b) STMR era la empresa que me daba de comer, también en aquel momento; y c) porque cuando le decías a alguien “en la página web tiene toda la información sobre el curso” podías sentir cómo se le hacía el culo gaseosa. Disfrutaban.

Cuando dejé de trabajar para STMR decidí continuar recopilando enlaces y anunciando cursos, y así he seguido hasta ahora. Demasiados años ya, toca descansar. Salvo el CEDEX, la SEMR, la UA y alguno que otro más, nadie me lo ha agradecido nunca, así que… tampoco creo que lo echen de menos, la verdad.

Resumiendo, que no tiene sentido conservar entradas que anuncian cursos impartidos hace años, así que las he borrado.

Alguien dirá ahora aquello de “bueno, pero así Google te indexa con palabras relacionadas con la geotecnia y te trae visitas y bla-bla-bla y el SEO y más bla-bla-bla”.

Seguramente, pero prefiero que esas visitas no se topen con información caducada. Escribo para mi y para la gente, por ese orden. Es importante estar a buenas con Google, lo sé, pero tampoco hay que pasarse.

– Entradas que ya no funcionan

Que esté en Internet no quiere decir que esté ahí para siempre. Los servidores petan, las empresas quiebran, las páginas dejan de actualizarse, los usuarios borran sus vídeos, los enlaces dejan de funcionar, el pelo se termina cayendo (snif!) y un día algo deja de levantarse. Es ley de vida.

Conservo parte de lo que enlazo, pero no todo, sería imposible almacenarlo todo… y bien que lo lamento.

Igual que antes. No tiene sentido mantener entradas que no llevan a ningún sitio, así que las he borrado.

– Entradas “refundidas”

A menudo he publicado noticias más o menos actuales y días después alguna novedad para completar la información. Esas entradas han sido “refundidas” en una sola, ahorrando el tener que ir de un lado para otro.

Con el tiempo tengo pensado hacer lo mismo con las entradas dedicadas a la documentación, como las Geotechnical Engineering Circulars o la normativa técnica, pero eso ya no corre tanta prisa. Ya lo haré.

– Entradas con copyright

Muchas entradas constan de una simple fotografía que me ha servido para ilustrar algún concepto o noticia. Lo malo es que, de acuerdo a la ley, el copyright no permite hacer esas cosas, de hecho, ni siquiera permite enlazar a la página original (si, muy absurdo todo, ¿qué esperabais de nuestros políticos?).

Voy a conservar las mejores. Me queda la duda de qué hacer con el resto, ¿añadirlas a Pinterest, que lo tengo abandonado?, ¿hacer un Tumblr?, ¿enterrarlas…?

Me lo pensaré este verano, tomando un café, en Sarajevo, que es dónde mejor lo hacen (un día tengo que hablar del tema).

– Porque dejo WordPress y la migración es un auténtico peñazo

La verdadera razón de hacer limpieza. Dejo WordPress. Yo también. Estoy harto. Harto de actualizaciones constantes, de alertas de seguridad, de fallos de memoria, de modificar cosas cada vez que Google estornuda, de plug-ins para estadísticas, para compartir, para SEO, para caché y para guayo. Se acabó. Lo dejo.

WordPress es un fantástico gestor de contenidos, ahora mismo el mejor, pero no necesito tanto. Se ha convertido en un monstruo que permite hacer de todo, desde periódicos hasta tiendas on-line. Yo simplemente quiero una página web en la que soltar mi rollo. Punto.

Vuelvo al blog estático, a los orígenes. Eso si, modernizado, que han pasado muchos años y ahora hay opciones muy chulas (tantas que me ha costado decidirme, tres meses llevo haciendo pruebas).

Vuelvo a trabajar en local, con archivos de texto plano y en Markdown, todo muy minimalista. Llámalo “rollo hipster”, llámalo “rollo zen”, yo lo llamo “eliminar problemas”.

Eso si, la migración un puto desastre. Me está tocando revisar TODAS las entradas una a una, y francamente, cuantas menos cosas tenga que reescribir, mucho mejor (vale, a esto lo podéis llamar “rollo vago”).

¿Para cuando el cambio?

Pues… calculo que llevo un 20% por ciento hecho así que… un par de meses, por lo menos. Tranquilos, todavía publicaré unas cuantas entradas bajo WordPress.

Por fuera, el cambio será sólo estético, más minimalista (puede que demasiado). Por dentro, espero que vaya todo mucho más rápido, al eliminar el código de WordPress.

Eso es todo, en unos días más cosas (espoiler: será un libro sobre estaciones geomecánicas. Y tengo una copia firmada y dedicada, mola mucho).

Humor geotécnico: “Terapia de piedras”, de Joaquín Reyes

joaquin-reyes-terapia-de-piedras

Pablo Nieto, blogger de “El blog de PNC“, me pone al tanto del nuevo trabajo de Joaquín Reyes, “Realidad a la Piedra“, con un fragmento que no puedo evitar reproducir aquí, en este geotécnico blog.

Terapia de piedras, por Joaquín Reyes

E: ¿Por qué piedras?

JR: Mira, a mí siempre me ha gustado mucho el humor gráfico, las tiras, y siempre lo he consumido, me encanta ese formato. Siempre, por diversión, he hecho chistes gráficos, o he intentado hacerlos. Y hace unos años empecé a hacer bromas con piedras. Bromas muy sencillas, y eso me hizo gracia. Al principio las piedras las dibujaba de memoria y eran muy sencillas. Luego cuando la cosa fue evolucionando, intenté hacerlas más realistas para darle la mayor información posible al lector, y que supiera qué piedra protagonizaba el chiste. Pero me hacía gracia poner piedras en un contexto humano, este ejercicio de prosopopeya. Me hacía gracia además que no tuvieran rasgos antropomórficos, sino que fueran piedras tal cual, y de repente fueran presa de los celos, o de la envidia, o estuvieran copulando, o lo que sea que hicieran, ¿no? Y era una excusa para hacerlas humanas, y me hacía gracia ese contraste entre la forma y el fondo. Y aparte, que las piedras posan muy bien, son muy agradecidas.

E: Son muy fotogénicas.

JR: Claro. Les hacía una foto, o a veces las dibujaba del natural, y ahí están, no se mueven ni un ápice.

 

Coincido, las piedras son tremendamente fotogénicas, de hecho, creo que las fotografías de piedras son las únicas que no me salen movidas. En fin, un trabajo que no tardaré mucho en adquirir (Bonus: La genial parodia sobre Alan Moore en Muchachada Nui que se menciona en la entrevista). 

¡¡ Feliz viernes !!


En el hincado manual de pilotes, lo más importante es mantener el ritmo

Tengo que dar las gracias a Gustavo Cao y a Javier por mandarme, casi a la vez, este vídeo de un hincado manual de pilotes, grabado en Tailandia, en el que se aprecia muy bien la importancia de mantener el ritmo durante la hinca, un problema especialmente importante en suelos cohesivos, en los que una interrupción puede pagarse muy cara, aunque no parece ser este el caso, la verdad.

Atención al tipo de la pandereta, marcando el ritmo.

Si os interesan los pilotes hincados “a saltos”, GeoJuanjo tiene algunos ejemplos más en su blog.