en Otros

La representación de datos: Edward Tufte, Power Point y la campaña de Rusia de 1812

El poder corrompe, PowerPoint corrompe absolutamente
Edward R. Tufte

Ingeniería en la Red está comentando estos últimos días la patética situación del desempleo entre los ingenieros de caminos a raíz de unas, digamos, “peculiares” gráficas del CICCP, al que ha recomendado dos libros sobre presentación de datos que están ya en mi lista de próximas lecturas.

Me he permitido añadir dos libros más, “The Visual Display of Quantitative Information” y “Beautiful Evidence“, ambos de Edward R. Tufte, aunque más que los libros se podría decir que recomiendo toda su obra, tema que voy a desarrollar con más calma.

La ingeniería civil tiene virtudes y defectos: entre las virtudes, saber trabajar con grandes cantidades de información; entre los defectos, no tener ni puñetera idea de cómo comunicar toda esa información. Es un hecho, nos vendemos de pena, nos gusta controlarlo todo y saber cómo, por qué y de dónde salen las cosas hasta el segundo decimal -sobre todo en los precios-, pero a la hora de venderlo o explicarlo, damos vergüenza ajena (evidentemente, es una generalización y siempre hay excepciones, pero ya sabéis a qué me refiero).

La información escrita, sea en pantalla o sobre papel, tiene una gran ventaja sobre la visual o auditiva, porque leemos mucho más rápido que hablamos, lo cual nos permite “absorber y discriminar” la información mucho más rápido. Se dice que una imagen vale más que mil palabras, pero no todo lo que se dice es cierto, depende de la imagen y depende de las mil palabras.

En el caso de las gráficas es casi siempre cierto, una gráfica es casi siempre mucho mejor que mil aburridos números… casi siempre, repito, porque los estilos predefinidos de las hojas de cálculo no sirven para todos los casos y, francamente, muy poca gente se molesta en cambiar los que vienen por defecto, con resultados finales no siempre adecuados (imaginad si son inadecuados que incluso el Presidente del CICCP ha malinterpretado los datos).

Edward R. Tufte es profesor emérito de estadística en la Universidad de Yale. Le han llamado “el Leonardo da Vinci de los datos“, y muchos quizá lo conozcan por ser el “inventor” de las sparklines, esas pequeñas unidades de información gráfica que pueden insertarse en el texto para ampliar los datos, que él define como “a small intense, simple, word-sized graphic with typographic resolution“.

De cara a entender, conocer y saber cómo tratar y representar los datos yo recomendaría “The Visual Display of Quantitative Information“, pero me gusta más “Beautiful Evidence“, más enfocado a explicar cómo han ido cambiando las formas de representar la información gráfica a lo largo del tiempo.

Un ejemplo de información gráfica intercalada en el texto, de Galileo Galilei

Para los adoradores del PowerPoint, el libro tiene un capítulo entero dedicado a explicar por qué no debería usarse en las empresas. En sus propias palabras, PowerPoint “elevates format over content, betraying an attitude of commercialism that turns everything into a sales pitch“, lo cual remata con un tajante “PowerPoint is Evil” (en 2007, con motivo del 20 aniversario del PowerPoint, sus creadores, Robert Gaskins y Dennis Austin, reconocieron estar de acuerdo con las críticas. En su opinión, fue un error incluirlo en el paquete Office).

Por supuesto, el capítulo incluye la prohibición de Louis Gerstner de usar PowerPoint en IBM o la historia del fracaso de la NASA con el Columbia por querer simplificar los datos en las reuniones. Si tenéis más interés, tiene un librito (27 pags.) dedicado integramente al tema, “The Cognitive Style of PowerPoint: Pitching Out Corrupts Within“.

Pulsa para ampliar el mapa y verlo mejor

Y ya que hablamos del tema, no puedo dejar de mencionar un clásico, el “Mapa figurativo de las sucesivas pérdidas de hombres de la Armada Francesa en la campaña de Rusia 1812-1813″ de Charles Joseph MinardInspecteur Général des Ponts et Chaussées (si, una de esas excepciones que citaba antes).

El mapa muestra la evolución del número de tropas durante la invasión napoleónica de Rusia a lo largo de todo el recorrido junto con la temperatura de la vuelta. Partieron 422.000 soldados y regresaron 10.000… años después, Hitler repetiría el mismo error en la Operación Barbarroja. El invierno ruso ha ganado tantas batallas que incluso tiene graduación militar, lo llaman General Invierno

Minard terminó el mapa en 1869, a la edad de 88 años. Según Tufte es el “el mejor gráfico estadístico jamás dibujado“, remarcando también que la palabra “Napoleón” no aparece en el mapa porque Minard se centraba en los datos que quería representar (dicho así suena muy bien, claro, pero Minard era francés, y ya se sabe lo que pasa con los franceses y Napoleón…)

Resumiendo. Lo peor de estos libros, darte cuenta de todo lo que estás haciendo mal. Lo mejor de estos libros, darte cuenta de todo lo que puedes mejorar todavía.

Al hilo de lo que hablaba el otro día sobre los precios de los cursos de formación, los cursos presenciales de Edward R. Tufte duran un día (10:00 – 16:00), cuestan 380$ (200$ para estudiantes) e incluyen sus cuatro libros (~30/40$ cada uno).

Por si alguien está interesado, dejo aquí los enlaces para comprarlos en Amazon. Son enlaces patrocinados, si compras el libro desde el enlace me llevo un porcentaje, si te gusta el blog es una manera de ayudar.



Escribe un comentario

Comentario

  1. hola Enrique, hola a todos:

    magnífica recomendación la de los libros de Tufte (sólo conozco dos con propiedad), y abordan un tema de esos delicados, puesto que el tratamiento gráfico de la información es como el valor en la ‘mili’: “se supone”,…y a otra cosa!

    es muy delicado el tratamiento gráfico de cualquier cosa, especialmente de cuestiones técnicas, por múltiples razones. concretamente los “detalles” (en planos técnicos, por ejemplo de estructuras), vienen a ser una especie de ‘cajón de sastre’ donde se echa mano de ‘lo más parecido’ en la mayoría de los casos, y ya está.

    en otros países -como EEUU- existen especialistas de detalles que tienen el mismo rango (y remuneración) que un jefe de proyecto, en el buen entendido que la representación correcta de los detalles es tan importante y definitoria como la misma concepción proyectual. y, obviamente, el cuidado y exquisitez de la representación no están al alcance de cualquiera, es -de hecho- una especialización alta.

    en cualquier caso, Tufte, en lo que he visto, no toca la vertiente “matemática-interesada”, de la representación gráfica. leyendo a Martin Gardner o Allen Poulos, se concluyen interesantes modos para “dar una idea muy gráfica” y documentada a conveniencia, para resaltar (o atenuar, según interese) los resultados de cualquier presentación. baste decir que representaciones lineales, superficiales o cúbicas de cantidades se perciben completamente distintas a la mente humana.

    claro que los ordenadores han hecho (y siguen haciendo) daño, por la sencilla razón de que aún nos ‘sorprenden’ tanto, que instintivamente les asignamos ‘superpoderes’, cuando en realidad son simples máquinas -eso sí, muy potentes- pero que adolecen de inteligencia, y peor aún: no tienen voluntad. ¿qué se puede hacer cuando no existe la voluntad?. (esto llevaría a largas y divertidas discusiones sobre la ‘inteligencia artificial’).

    circulaba por ahí una máxima de algún señor (desafortunadamente no recuerdo su nombre) que decía: “quien tenga miedo a ser sustituido por un ordenador, debe ser inmediatamente sustituido por uno”. esto es bastante ilustrativo de lo que en realidad es un ordenador.

    en todo caso, -y al hilo de lo comentado- no puedo estar de acuerdo con el gran Tufte en su crítica a los ‘*.pps’. la bondad o no de un trabajo con ordenador depende -por definición- del binomio hombre-máquina (curiosamente se entiende muy bien en el mundo de la fórmula 1, pero no con ordenadores (??)). lo más que se podría decir de una mala presentación ‘pps’ es que el tipo que la hizo es un torpe,… ¿o es que gracias a ‘WordPerfect’ (‘Word’, o lo que sea), cualquiera se pone a escribir y le sale “El Quijote”?

    todo parece a apuntar a que el gran Tufte tiene -por el motivo que sea- una comprensión parcial del asunto de los ordenadores,…
    de nuevo, y que quede claro, hay que ver a Tufte, es ciertamente muy interesante.

    ah!, echarle también un vistazo a Florence Nightingale,…una enfermera muy interesante

    agradecido, eufe

Webmentions

  • Muros de tierra armada a escala reducida. GeoWall 2012 19 marzo, 2012

    […] un póster con los resultados de un trabajo, en la línea de lo que hablaba el otro día sobre la presentación de datos técnicos (más […]

  • Charles Joseph Minard (1781-1870), el ingeniero civil pionero en visualización de información y gráficos | Ingeniería en la Red 19 marzo, 2012

    […] el blog de Enrique Montalar publicó el post Sobre la representación de datos: Edward Tufte, Power Point y la campaña de Rusia de 1812 donde con maestría hilvana los (desafortunados) gráficos de desempleo del Colegio, gráficos, […]