en Otros

Ranking de Universidades, ¿de verdad estamos tan mal?

Hay muchas clasificaciones académicas de universidades y todas ellas son discutibles, tanto en criterios como en planteamientos (sean o no bibliométricos).

El pasado 13 de agosto Francis (th)E mule Science’s News adelantaba cambios en el Ranking Mundial de Universidades que establece el Times Higher Education, de próxima publicación. Sólo un día después se publicaba otro ranking, el Academic Ranking of World Universities 2010 (ARWU) que publica la Shanghai Jiao Tong University.

El ranking ARWU ha sido desastroso para las universidades españolas. La primera en aparecer, la Autónoma de Madrid, lo hace en la posición 201, y hay quien habla ya de fracaso mundial.

No estoy de acuerdo con esa definición, más que nada porque fracasar implica haberlo intentado, y no creo que sea ese el caso. Uno de los análisis más acertados que he visto al respecto es el que hacen en Amazings, y es que el problema no es salir mejor o peor situado en ese ranking, el problema es que jugamos en otra liga, con otras reglas y otros jugadores, y así difícilmente vamos a poder clasificarnos nunca.
Teniendo en cuenta el sistema español, a saber, democracia mal entendida, meritocracia nula, universidades por doquier, vistas por la sociedad como “fábricas de parados” y bajo la demagogia barata de siempre, además… ¿vale la pena hacer el esfuerzo de tener una universidad entre las mejores del mundo?

En mi opinión si, tener una entre las 100 primeras no estaría nada mal, crearía un efecto llamada, y eso siempre es positivo (por no mencionar que los países de nuestro entorno europeo las tienen). El problema es ¿qué universidad?, porque tendremos que elegir una a la que proporcionar fondos y ayudas, ¿no?, una universidad a la que la gente quiera ir, por prestigio y preparación, en lugar de estudiar en la que caiga más cerca de casa.

Todavía mejor, deberían ser dos. Los detractores de este tipo de universidades dicen que son elitistas, así que lo mejor sería apoyar dos universidades, de forma que se generara competencia y afán de superación.

Bien, apoyamos dos universidades entonces, ¿bajo qué criterios…?

Pues seguramente los que ya ha decidido el gobierno, recomiendo leer esta interesante charla (no consta fecha o yo no la encuentro) de QUO entre Juan Luis Arsuaga y nuestra actual ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, en la que ésta asegura que, gracias al plan Estrategia Universidad 2015, España tendrá 2 universidades entre las 50 mejores del mundo en el año 2015…

Por supuesto, la Ministra no es tonta y sabe perfectamente que, para entonces, ya será problema de otro, por no mencionar que, mientras tanto, es muy probable que se saquen de la chistera otra Ley Orgánica de Universidades o de Investigación o similar, ¿será por leyes…?

Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes” le dijo Yoda a Luke, y más nos valdría hacer caso del consejo. Si no estamos dispuestos a hacerlo, apliquemos el sentido común y dejemos ese anhelo para días mejores, no están los tiempos ahora para tirar el dinero intentándolo, y menos teniendo en cuenta que uno de los criterios es que los egresados consigan trabajo…

Si has llegado hasta aquí y eres profesor asociado no mires este enlace, so pena de cabrearte mucho.

Escribe un comentario

Comentario