en Geotecnia

Si digo que voy a escribir sobre una pieza recta y esbelta sometida a una carga axial de compresión más de uno pensará en el pandeo de soportes verticales pero podéis estar tranquilos, no voy a hablar de Euler, cargas críticas y longitudes de pandeo (quizá otro día), sino de la penetración dinámica superpesada DPSH.

Pues si, en lo que respecta a la geotecnia ese “presunto” pandeo se convierte muchas veces en un “desvío” del equipo, y si ya hace un tiempo puse por aquí un pilote metálico hincado que se desviaba y emergía de las profundidades -cual tiburón hambriento- para atacar un coche (atención a la foto), esta vez es una penetración dinámica superpesada (alias DPSH) la que, golpe a golpe y varilla roscada a varilla roscada, incrementa tanto su esbeltez que termina desviándose hasta reconocer el terreno “de canto”.

He aquí la reconstrucción de los hechos en laboratorio, al más puro estilo CSI, tras comprobarse la anormal deformación de las barras.

La fotografía me la envía un amigo de cuitas geotécnicas, experto donde los haya, que no quiere ver su nombre citado… lo cual me da pie a ponerlo por las nubes, ¿he dicho ya que es muy bueno?, pues me quedo corto, es muy muy bueno, quizá demasiado, para estos tiempos que corren…

Un detalle más, según la UNE-EN ISO 22476-2:2005 Ensayo de penetración dinámica, la máxima deflexión admitida en las barras (o varillas) del DPSH es del 0,2%, así que el ensayo no sería válido (si, ya lo sé, las normas sólo se citan, no se leen y mucho menos se acatan, pero para eso estoy yo, para descubriros esos pequeños detalles).


Escribe un comentario

Comentario

  1. Con una deflexión del máxima 0.2%, parece que la norma restringe mucho la aplicación de este ensayo a poco que profundicemos… Por otro lado, ¿hay forma de monitorizar esa deflexión?

    Sólo puedes darte cuenta de que algo va mal cuando vayas andando y te tropieces con lo que creías una espera y resulte ser una varilla saliendo del suelo a 10m de por donde entra.

  2. tiredan, la norma exige que a cada metro de penetración (a cada varilla que ponemos) le demos una vuelta y media al varillaje midiendo el par de torsión; si el varillaje está pandeado, es imposible hacer eso, y en tal caso, la norma ya dice que hay que abandonar el ensayo.

  3. No es una deflexión muy grande, cierto, pero es relativamente fácil de comprobar. Si todavía no se han hincado se puede detectar rodando las varillas sobre una superficie más o menos lisa, si están torcidas no rodarán bien.

    Si la deflexión se produce durante la hinca también es fácil detectarlo. Como bien dice Frankie, la norma establece que el varillaje debe girarse con la llave dinamométrica (para romper la fricción lateral y que la penetración trabaje sólo por punta) cada metro. Si la penetración se desvía mucho la llave lo indicará enseguida (aunque muchas veces no se gira la varilla para falsear al alza el resultado y que salga un terreno “mejor”, conviene estar atento para no encontrarse con sorpresas desagradables).