Las torres inclinadas Asinelli y Garisenda, en Bolonia

Hablar de torres inclinadas es hablar de Pisa, pero no es la única torre inclinada, ni siquiera es la más inclinada, en la actualidad hay en pie más de diez torres inclinadas, dos de ellas en Bolonia, las torres inclinadas Asinelli y Garisenda.

La torre Garisenda se desvía 3,2 metros respecto de la vertical en su punto más alto, a 48 metros desde el suelo. En origen medía 60 metros, pero se recortó en el s. XIV porque el terreno de la base mostraba “signos de rotura”, sería interesante saber qué signos eran esos. También es conocida porque Dante la cita en la Divina Comedia.

La torre Asinelli, más alta, tiene 97,6 metros de altura y 1,2 metros de inclinación. Al contrario que su compañera, esta se recreció posteriormente, ya que en origen sólo tenía 60 metros. Durante la 2ª Guerra Mundial se utilizó como observatorio para avisar a los servicios de socorro durante los bombardeos.

Fuentes: Wikipedia y Flickr (ernae, curzio70 y Sebastià Giralt)


Cuadernos de Ordenación Profesional (CICCP)

Entre las publicaciones del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, destacan la Revista de Obras Públicas e Ingeniería y Territorio, pero también tenemos los Cuadernos de Ordenación Profesional, y tres de ellos están relacionados con la geotecnia.

En mi opinión, se quedan un poco cortos, tanto en alcance como en conclusiones, pero como hay pocas cosas gratis y en castellano sobre estos temas, más vale no protestar, no sea que nos quedemos sin nada. Los enlaces apuntan directamente al archivo pdf, así que botón derecho y “guardar como” si no queremos que se abran en el navegador.

Cuadernos CICCP nº 10 - Contenido formal del informe geotécnico
Cuadernos CICCP nº 11 - Aspectos geotécnicos más relevantes del Código Técnico de la Edificación

El coeficiente de empuje al reposo Ko

Tras la primera entrega, seguimos con el tema de los empujes.

Muy brevemente. El coeficiente de empuje al reposo Ko, es decir, con desplazamiento nulo, se puede calcular bajo una hipótesis muy simple, que sólo existan deformaciones verticales (lo que se viene llamando deformación plana, vamos).

Vale, pues cogemos la ecuación de Hooke, imponemos una deformación lateral nula, de forma que sólo haya deformación vertical, y despejamos:

Genial, habíamos impuesto que la deformación lateral (horizontal) fuera nula, y ahora resulta que el coeficiente de empuje al reposo depende únicamente del coeficiente de Poisson… el que relaciona la deformación vertical con la horizontal, nula por hipótesis… pues si que estamos bien.

Bueno, pues la teoría es la teoría, pero el suelo va por libre, es un hecho (mal que nos pese) y si algo han demostrado los ensayos de laboratorio es que la relación entre tensiones depende, y mucho, del historial de tensiones del terreno (ver la entrada sobre la resistencia a esfuerzo cortante sin drenaje).

En caso de duda, el Código Técnico de la Edificación y las ROM (Recomendaciones Geotécnicas para Obras Maritimas y Portuarias)recomiendan tomar:

Otras expresiones habituales son:

y volverán a salir más adelante, en el tema de la resistencia a esfuerzo cortante sin drenaje.