en Ingeniería

Nueva Ley de Contratos del Sector Público (RD 3-2011)

Tenemos nueva Ley de Contratos del Sector Público (RD 3-2011), y se sigue confirmando que el mundo de las leyes es peculiar, muy peculiar.

  • En marzo de 2011, la Ley de Economía Sostenible autorizó al gobierno a “refundir” la Ley de Contratos del Sector Público (de 2007) con todos sus parches y añadidos posteriores. Se fijó un plazo de un año y lo han publicado en menos de nueve meses.
  • En noviembre de 1999, la Ley de Ordenación de la Edificación fijó un plazo de dos años para redactar un Real Decreto que desarrollara el Código Técnico de la Edificación… y tardaron siete años.

No es por ser malpensado, pero cualquiera diría que les interesa más el dinero que hacer las cosas bien, la verdad.

En fin, una ley que alguien tendrá que usar, guste o no guste porque, como dice el acertado primer análisis de contencioso.es:

“No deja de tener su gracia que una Ley de Contratos aprobada en tiempos en que la crisis económica ni estaba ni se la esperaba (2007) se presente ahora maquillada en plena turbulencia económica, con contratistas que no tienen solvencia ni posibilidad de contar con avales, con Administraciones que no tienen crédito para contratar, con liquidaciones aprobadas con intereses galopantes y en definitiva, con normas que están inspiradas en la vieja idea de que mejor son las cadenas de las garantías que la confianza en la agilidad contractual. En suma, estamos ante un traje nuevo de cachemira para un temporal sin paraguas. […] Mas órganos, mas papeleo, mas intermediarios jurídicos… y menos contratos, menos pagos, menos confianza… Dos trenes en dirección contraria”.

 

 RD 3-2011, Texto Refundido de la Ley de Contratos del Sector Público [pdf – 5,47 MB]

Sigo pensando que ser un Organismo Público de Investigación sale a cuenta, pegadle un vistazo a la disposición adicional séptima, en la página 164.


Escribe un comentario

Comentario

  1. La comparativa de plazos es, cuando menos pintoresca. Y sí, es posible que los plazos sean inversamente proporcionales al interés que se ha puesto.
    Si además consideramos que gran parte del Código Técnico plagia los eurocódigos, la comparativa es aún más grotesca.
    Y si nos detenemos a revisar las muchas erratas del plagio, el interés por hacer las cosas bien parece que tiende a cero…

  2. Curiosa cuando menos esa disposición… ¿Porqué no deben estar acreditados? ¿Es para ahorrarse la acreditación o porque no cumplen? ¿Es eso entonces un coladero de sobrinos, primos y cuñados?

    En fin

  3. Fantástico… osease que unos señores con el chiringuito montado por todos los españoles sin arriesgar un duro de su bolsillo pueden presentarse a cualquier concurso público sin más aval que su jeta… No recuerdo bien pero me parece que todos los partidos en campaña hablaban de favorecer a los emprendedores… por lo visto a los de dentro de la administración…

    Toni

  4. Pablo, después de tanto tiempo perdido, de erratas eternas, de borradores que nadie se molestó en corregir, de incumplimientos flagrantes por parte de los mismos que la redactaron, emitieron y deberían velar por su cumplimiento, ¿de verdad esperamos que este código sirva para algo?, quizá la culpa es nuestra, por no saber interpretar unas señales más que evidentes…

    Leibnitz y Toni, el problema no son los Organismos Públicos de Investigación estatales, realmente tampoco hay tantos, son los grandes nombres que todos conocemos, CSIC, CEDEX, IGME, AEMET, IGN, etc. El problema es la coletilla añadida de "y organismos similares de la Comunidades Autónomas", ahí la cosa si se desvirtúa un poco, eso por no mencionar que hay una disposición adicional (la 25ª) sólo para TRAGSA…