Suscríbete al blog (es gratis)

Este blog puede ser más o menos interesante, pero periódico no es, lo cierto es que tiene una frecuencia de publicación realmente caótica así que, si quieres ahorrar tiempo, te recomiendo que te suscribas para recibir las novedades de forma automática.

Tienes tres formas de hacerlo, dependiendo de lo que te interese leer:

1) Lo más simple, el correo electrónico → Si hay algún post nuevo, lo recibirás a primera hora de la mañana del día siguiente. Para apuntarte pulsa sobre el icono inferior (si no te llega nada, revisa la carpeta de spam).

2) Mi opción preferida, el feed RSS → En este caso tienes las novedades en cuanto se publiquen (imagina todo el tiempo que vas a ahorrar, podrás trabajar más, ser más productivo, levantar el país, pagar más impuestos… ¡¡ es genial !!)

 

3) Y Twitter, donde enlazo más cosas, no sólo geotécnicas.

 

Por el camino han ido quedando otras opciones como Google+ (que prometía mucho y se quedó en nada) o facebook (que jamás terminó de convencerme).

En cualquier caso, a día de hoy hay casi 3.500 suscriptores… me parece una cifra impresionante, gracias por leer lo que escribo, mirar las fotos o lo que sea que os guste de este ecléctico blog.

Grúas que vuelcan, ahora también con barcos

En mecánica de suelos rara vez se llega al vuelco, normalmente se produce la rotura del suelo por hundimiento y ahí termina todo, aunque siempre hay excepciones, como pasó con el vuelco de aquella grúa de Nueva Zelanda que puse por aquí el año pasado.

En mecánica del sólido rígido, sin embargo, el vuelco es mucho más habitual, lo único que hace falta es que se den las condiciones adecuadas.

– A ver, todos juntos, ¿que ocurre cuando la resultante de fuerzas sale del núcleo central de la base…?

– ¡¡ Que hay tracciones !!

– Muy bien, ¿y cuando sale de toda la base…?

– ¡¡ Que vuelca !!

– Así me gusta, que estéis atentos, y ahora, la clase práctica:

Impresionante la rapidez del operador de la grúa, vuelve a ver el vídeo y fíjate cómo se baja y sale corriendo a los seis segundos escasos.

 

Indexadores de archivos: Everything y Locate32

Recomendar programas es muy personal, lo que uno puede considerar útil puede ser una completa estupidez para otro, pero confiando en que alguien le saque provecho, quiero ir comentando en el blog ciertos programas interesantes para el trabajo de cada día, ese que no se ve pero que consume tiempo, nuestro valioso tiempo.

Voy a empezar por los indexadores de archivos, porque buscar archivos es algo que hacemos todos, nos guste o no, y porque todavía mucha gente sigue usando el lento buscador de Windows, una utilidad que para discos pequeños funcionaba relativamente bien (hace ya años) pero que para los discos actuales es desesperantemente lento.

Los indexadores no son buscadores, al menos, no exactamente. Los indexadores, como su nombre indica, indexan, por eso son tan rápidos, justamente, porque a la hora de buscar, lo hacen en ese índice que han creado, en lugar de recorrer una y otra vez todo el disco duro. Es más, son tan potentes indexando que a veces hay que decirles dónde no deben buscar…

Evidentemente, la utilidad de estos programas depende del modo en que se guarden los archivos. Indexan el nombre, repito, indexan el nombre del archivo, así que si eres de los que guardan las cosas en carpetas encadenadas, tipo:

Conferencias \ Madrid \ 1980 \ Jiménez Salas \ La inextricable levedad del módulo de balasto.pdf

sólo encontrarás el archivo buscando por inextricable, levedad, módulo o balasto. Mientras que si guardas ese mismo archivo como:

Jiménez Salas – La inextricable levedad del módulo de balasto (Madrid, 1980).pdf

es mucho más probable que lo encuentres, ya sea tecleando Jiménez, Salas, inextricable, levedad, módulo, balasto, Madrid o 1980.

Hay muchos programas indexadores, pero yo me voy a centrar en los dos que más he manejado: Everything y Locate32.

Hasta hace unos años mi opción preferida era Locate32. En la actualidad, Everything lo ha desbancado, de hecho, se carga al inicio de Windows y estoy tan acostumbrado a usarlo que ya no abro carpetas y más carpetas hasta encontrar un archivo, no hace falta, simplemente tecleo su extensión -para filtrar los resultados desde el principio-, empiezo a escribir su nombre y ya lo tengo localizado (para encontrar archivos mp3 es genial).

Everything es portable, actualiza sus bases de datos cada vez que se pone en marcha (tarda aprox. 15 segundos en reindexar mi disco duro de 1 TB) y se mantiene cargado en segundo plano, atento a cualquier cambio, consumiendo unos 6-25 MB de RAM durante ese proceso (es asumible). Tiene una interfaz muy sobria, centrada en la utilidad, admite expresiones regulares y, atención, sólo indexa discos formateados en NTFS, si el disco está formateado en FAT32 (llaveros USB, por ejemplo) no le hará ni puñetero caso.

Se puede descargar desde su web, aunque hay que bajar este archivo para ponerlo en español. En caso de duda, aquí están las Frequently Asked Questions.

Esta es la escueta apariencia de Everything:

Si Everything es tan cómodo, ¿por que recomiendo también Locate32 ?

Pues porque, aún siendo muy parecidos, hay ciertos aspectos en los que Locate32 supera a Everything:

  • Permite imponer condiciones (archivos entre determinadas fechas o de ciertos tamaños)
  • Admite vistas en miniatura, modo que Everything no tiene y que para fotografías viene muy bien
  • Indexa tarjetas de memoria y llaveros USB formateados en FAT32
  • Permite guardar (preseleccionar) búsquedas frecuentes

Por desgracia, Locate32 no actualiza los cambios en tiempo real, hay que hacerlo manualmente (vía menú o pulsando F9) o bien fijarle un intervalo temporal para que lo haga de modo automático. Además, su autor no parece muy dispuesto a hacer cambios, ahora que se ha ido a Nueva Zelanda y se ha pasado al Mac (lo dice aquí).

Descargar Locate32:  Con instalación   –    Portable   –   Archivo de lenguaje español

Esta es la apariencia de Locate32, algo más completa:   [aquí hay más capturas de pantalla]

Si te gusta esta manera de trabajar quizá te guste Launchy, es un concepto parecido, pero con programas, tecleando su nombre, en lugar de ir pulsando iconos. A mi no ha llegado a engancharme pero reconozco que es cómodo.

Ah, por cierto, los dos programas admiten donaciones, si te parecen útiles y quieres hacérselo saber a sus creadores, una donación es la mejor recompensa para su esfuerzo.

—————  En resumen  —————-

Everything, a favor:

  • Es gratuito
  • Tiene versión portable, sin instalación
  • Monitoriza los cambios en tiempo real
  • Entorno minimalista, muy centrado en la utilidad
  • Admite expresiones regulares
  • Se integra en el menú contextual de carpetas

Everything, en contra:

——————————————-

Locate32, a favor:

  • Es gratuito y Open Source
  • Hay versión portable, sin instalación
  • Indexa también particiones FAT32, aunque la opción está algo escondida, eso si
  • Permite vista de miniaturas, muy útil para buscar fotografías
  • Más cómodo si necesitas imponer condiciones de tamaño de archivo o fechas
  • Hay versión para 32 y 64 bits
  • Se integra en el menú contextual de carpetas

Locate32, en contra:

  • Hay que actualizar los índices manualmente o configurarlo para que se actualice a intervalos.
  • Hay que descargar este archivo para ponerlo en español
  • Su autor está en Nueva Zelanda y no le va a hacer mucho caso los próximos cuatro años (no es broma, puedes leerlo aquí).

 

«Si sangra, podemos matarlo. Si se ve, podemos descargarlo». ¿Cómo descargar vídeos de Internet?

Los más frikis habrán reconocido la cita. La pronunciaba Dutch (Arnold Schwarzenegger) en Depredador (Predator, la de 1987) anunciando que se había acabado ya eso de correr delante del bicho. Si sangraba podía morir, se iba a enterar el Predator ese…

[Años después, sigue siendo un misterio por qué un cazador extraterrestre híper-vitaminado y con la boca llena de dientes lleva esas rastas, ¿se trata acaso de la evolución natural del perroflauta?, ¿por eso está tan cabreado?, ¿llegan las ondas reggae más allá de Orión?, no lo sé, todo esto es muy ignoto y ya me estoy apartando mucho del tema.]

  Sangre de Gusiluz Predator, no pasa el ensayo de acidez Bauman-Gully ni diluida en Coca Cola.

Volvamos al asunto, ya conté por aquí lo que tuve que hacer el otro día para extraer un archivo pdf de una página en la que estaba “embebido” (cada día me gusta más este palabro). Supongo que el método servirá también para Scribd (si alguien lo prueba que me lo cuente, yo paso) pero hoy voy a hablar de otro tipo de archivos.

Pongámonos en situación, estoy viendo un vídeo en la página web de una televisión, por ejemplo, Teleplaneta, y me gustaría descargarlo para quedarme con un par de escenas que me han gustado, pasarlo a un reproductor multimedia o, simplemente, verlo mas tarde, ¿se puede hacer?, ¿se puede capturar el vídeo de las televisiones “a la carta”?

A primera vista, no hay ninguna opción pero, si, se puede hacer, lo malo es que las televisiones tienen la fea costumbre de cambiar de protocolo sin avisar, y eso complica el asunto.

Al principio bastaba con algo muy simple, mirar el código fuente de la página y ver a qué archivo apuntaba el enlace, más tarde hubo que recurrir a programas tipo JDownloader, Orbit Downloader, HiDownload y similares pero, en lo que a mi respecta, desde hace un tiempo me limito a usar dos programas, a cada cual más cómodo:

  • Sherlock Downloader. No tiene complicación, lo descargas, lo ejecutas (ojo, está en Java), pegas la dirección de la página en la que está el vídeo y te devuelve el enlace, así de fácil. Además se puede ejecutar como comando para automatizar las descargas, si son muchas.

  • PyDownTV. Hasta hace poco sólo se podía usar como script de python pero, por suerte, ya tiene versión web, y muy fácil de usar, además (igual que el otro, pegar el enlace y listo). La versión web no es tan potente como el script pero si suficiente para la mayoría de televisiones. Muy recomendable, incluso tiene wiki.

Espero que os sea útil la información.