«Science: It’s a Girl’s Thing !» ¿era necesario hacerlo tan mal?

He aquí el vídeo de la Unión Europea para motivar a las chicas a estudiar carreras de ciencias, «Science: It’s a Girl’s Thing !»

 Con el lanzamiento de la campaña, la Comisión Europea asegura que la iniciativa quiere poner “en tela de juicio los estereotipos en torno a la ciencia y mostrará a las jóvenes y mujeres que la ciencia es divertida y ofrece grandes oportunidades”. Igualmente, quiere combatir “ideas anticuadas sobre las carreras de ciencias, mostrando la relación entre las prácticas de investigación contemporáneas y las necesidades de la sociedad”.

Si este vídeo ha salido de una tormenta de ideas, no quiero saber cómo eran las otras (y que no me vengan con el socorrido “sólo querían llamar la atención y lo han conseguido”, que no me lo creo).


DIAGNOMA. Estudios y Patologías

DIAGNOMA

¿Qué es DIAGNOMA?

DIAGNOMA nace con el objetivo de ofrecer todos los servicios encaminados a solucionar cualquier problema de patologías en las estructuras de la edificación, de la obra civil, del terreno y del patrimonio.

Para ello se cuenta con un equipo humano formado por personas jóvenes, pero de formación adecuada y con ilusión.

Nuestra localización se encuentra en la ciudad de Valencia. No obstante, no tenemos problemas para desplazarnos a otras ciudades, siempre y cuando el trabajo así lo exija.

¿Qué hacemos?

Habiendo destacado anteriormente los campos en los que DIAGNOMA ofrece sus servicios, es decir, sus líneas de negocio, se pasa a enunciar algunos de los productos que se pueden encontrar en dichas líneas:

  • Edificación: Inspecciones Técnicas de Edificaciones, Informes de Conservación del Edificio, Proyectos de Rehabilitación, Refuerzo estructural, Diagnóstico estructural, etc.
  • Obra Civil: Estudios de Vibraciones, Control de la Ejecución, Impactos en Estructuras, Proyectos de Consolidación y Refuerzo estructural, etc.
  • Terreno: Reconocimiento del Terreno, Estabilidad de Taludes, Cimentaciones, Estudios Geotécnicos, Aplicación de Técnicas Geofísicas, etc.
  • Patrimonio: Informes de Patologías, Auscultación, Asistencias Técnicas en Proyectos de Rehabilitación, etc.

¿Quién nos apoya?

DIAGNOMA ha tejido una red de colaboradores en varios ámbitos para aquilatar la calidad de los servicios prestados.

Por ejemplo, se cuenta con colaboradores en el ICITECH (Instituto de Ciencia y Tecnología del Hormigón) de la Universidad Politécnica de Valencia; en el Departamento de Ingeniería Cartográfica, Geodesia y Fotogravimetría, también de la Universidad Politécnica de Valencia; y además se colabora con la empresa SIKA, entre otros.

Últimos trabajos

Como ejemplo queremos destacar uno de los últimos trabajos realizados, una investigación del subsuelo, mediante georradar, en el Aeropuerto de Valencia, de cara a buscar todo servicio u objeto enterrado que supusiese un problema a la hora de realizar una excavación en trinchera para ejecutar una galería de servicio eléctrico, teniendo en cuenta la proximidad de unos antiguos depósitos de combustible cuyas conducciones se sospechaba se cruzaban en dicha traza.

A continuación se muestran algunas fotos de dicho trabajo.

 DIAGNOMA

DIAGNOMA

Si queréis conocer algo más sobre nosotros y sobre nuestra empresa, os invitamos a que visitéis nuestra página web así como nuestro blog. También podéis poneros en contacto con nosotros directamente mediante otro de los canales indicados:

José Jesús Del Olmo Vico Fernando José Gómez Gil Miguel Ángel Castelló Rubio
j.delolmo@diagnoma.es f.gomez@diagnoma.es m.castello@diagnoma.es
644 27 02 83 644 27 02 84 644 27 02 88

 

DIAGNOMA


Publicidad


José Antonio Marina: «Crónicas del país de Jaujipodio»

«jaujipodios», grupo social que incluye a los irresponsables, despilfarradores del dinero ajeno, a los que pagan tres veces por las mismas cosas, construyen aeropuertos sin viajeros, creen que alguien vendrá a sacarles del apuro y que el dinero reproduce el milagro de los panes y los peces (creen, pues, en milagros laicos), contratan y veneran a arquitectos que no respetan los presupuestos, caraduras, acomplejados, mequetrefes a la violeta, pícaros, corruptos y delincuentes de cuello blanco.

—José Antonio Marina
El Mundo / Crónica
18-03-2012

La representación de datos: Edward Tufte, Power Point y la campaña de Rusia de 1812

El poder corrompe, PowerPoint corrompe absolutamente
Edward R. Tufte

Ingeniería en la Red está comentando estos últimos días la patética situación del desempleo entre los ingenieros de caminos a raíz de unas, digamos, “peculiares” gráficas del CICCP, al que ha recomendado dos libros sobre presentación de datos que están ya en mi lista de próximas lecturas.

Me he permitido añadir dos libros más, “The Visual Display of Quantitative Information” y “Beautiful Evidence“, ambos de Edward R. Tufte, aunque más que los libros se podría decir que recomiendo toda su obra, tema que voy a desarrollar con más calma.

La ingeniería civil tiene virtudes y defectos: entre las virtudes, saber trabajar con grandes cantidades de información; entre los defectos, no tener ni puñetera idea de cómo comunicar toda esa información. Es un hecho, nos vendemos de pena, nos gusta controlarlo todo y saber cómo, por qué y de dónde salen las cosas hasta el segundo decimal -sobre todo en los precios-, pero a la hora de venderlo o explicarlo, damos vergüenza ajena (evidentemente, es una generalización y siempre hay excepciones, pero ya sabéis a qué me refiero).

La información escrita, sea en pantalla o sobre papel, tiene una gran ventaja sobre la visual o auditiva, porque leemos mucho más rápido que hablamos, lo cual nos permite “absorber y discriminar” la información mucho más rápido. Se dice que una imagen vale más que mil palabras, pero no todo lo que se dice es cierto, depende de la imagen y depende de las mil palabras.

En el caso de las gráficas es casi siempre cierto, una gráfica es casi siempre mucho mejor que mil aburridos números… casi siempre, repito, porque los estilos predefinidos de las hojas de cálculo no sirven para todos los casos y, francamente, muy poca gente se molesta en cambiar los que vienen por defecto, con resultados finales no siempre adecuados (imaginad si son inadecuados que incluso el Presidente del CICCP ha malinterpretado los datos).

Edward R. Tufte es profesor emérito de estadística en la Universidad de Yale. Le han llamado “el Leonardo da Vinci de los datos“, y muchos quizá lo conozcan por ser el “inventor” de las sparklines, esas pequeñas unidades de información gráfica que pueden insertarse en el texto para ampliar los datos, que él define como “a small intense, simple, word-sized graphic with typographic resolution“.

De cara a entender, conocer y saber cómo tratar y representar los datos yo recomendaría “The Visual Display of Quantitative Information“, pero me gusta más “Beautiful Evidence“, más enfocado a explicar cómo han ido cambiando las formas de representar la información gráfica a lo largo del tiempo.

Un ejemplo de información gráfica intercalada en el texto, de Galileo Galilei

Para los adoradores del PowerPoint, el libro tiene un capítulo entero dedicado a explicar por qué no debería usarse en las empresas. En sus propias palabras, PowerPoint “elevates format over content, betraying an attitude of commercialism that turns everything into a sales pitch“, lo cual remata con un tajante “PowerPoint is Evil” (en 2007, con motivo del 20 aniversario del PowerPoint, sus creadores, Robert Gaskins y Dennis Austin, reconocieron estar de acuerdo con las críticas. En su opinión, fue un error incluirlo en el paquete Office).

Por supuesto, el capítulo incluye la prohibición de Louis Gerstner de usar PowerPoint en IBM o la historia del fracaso de la NASA con el Columbia por querer simplificar los datos en las reuniones. Si tenéis más interés, tiene un librito (27 pags.) dedicado integramente al tema, “The Cognitive Style of PowerPoint: Pitching Out Corrupts Within“.

Pulsa para ampliar el mapa y verlo mejor

Y ya que hablamos del tema, no puedo dejar de mencionar un clásico, el “Mapa figurativo de las sucesivas pérdidas de hombres de la Armada Francesa en la campaña de Rusia 1812-1813″ de Charles Joseph MinardInspecteur Général des Ponts et Chaussées (si, una de esas excepciones que citaba antes).

El mapa muestra la evolución del número de tropas durante la invasión napoleónica de Rusia a lo largo de todo el recorrido junto con la temperatura de la vuelta. Partieron 422.000 soldados y regresaron 10.000… años después, Hitler repetiría el mismo error en la Operación Barbarroja. El invierno ruso ha ganado tantas batallas que incluso tiene graduación militar, lo llaman General Invierno

Minard terminó el mapa en 1869, a la edad de 88 años. Según Tufte es el “el mejor gráfico estadístico jamás dibujado“, remarcando también que la palabra “Napoleón” no aparece en el mapa porque Minard se centraba en los datos que quería representar (dicho así suena muy bien, claro, pero Minard era francés, y ya se sabe lo que pasa con los franceses y Napoleón…)

Resumiendo. Lo peor de estos libros, darte cuenta de todo lo que estás haciendo mal. Lo mejor de estos libros, darte cuenta de todo lo que puedes mejorar todavía.

Al hilo de lo que hablaba el otro día sobre los precios de los cursos de formación, los cursos presenciales de Edward R. Tufte duran un día (10:00 – 16:00), cuestan 380$ (200$ para estudiantes) e incluyen sus cuatro libros (~30/40$ cada uno).

Por si alguien está interesado, dejo aquí los enlaces para comprarlos en Amazon. Son enlaces patrocinados, si compras el libro desde el enlace me llevo un porcentaje, si te gusta el blog es una manera de ayudar.




Bolas de hormigón contra polizones ¿surferos?

En 1973, unos años después de rodar ese peliculón que es “Doce del patíbulo” (The Dirty Dozen), Robert Aldrich volvió a contar con Lee Marvin y Ernest Borgnine para otra película igual de cruda y violenta, “El Emperador del Norte”, una historia de Jack London sobre los vagabundos (hobos) que viajaban escondidos en trenes de mercancías durante la gran depresión y su continuo enfrentamiento con los revisores, empeñados en evitarlo.

Entre las escenas más recordadas, esa en la que el revisor, un estupendo (y sádico) Ernest Borgnine, soltaba bajo los ejes una barra de acero atada a una cadena. Lo que ocurría ya os lo podéis imaginar, la barra rebotaba una y otra vez contra el balasto y los bajos del vagón, golpeando a los “pasajeros clandestinos” hasta obligarles a abandonar su escondite. Como también podréis imaginar, hace falta algo más que un trozo de acero para disuadir a Lee Marvin, pero para comprobarlo, tendréis que ver la película (en YouTube no está, que ya he mirado).

Pues bien, volviendo ya a la actualidad, en Yakarta, Indonesia, han tenido una idea parecida, aunque esta vez van a por los polizones que se suben al techo del vagón, que ellos llaman “surferos”.

Después de intentarlo con cañones de pintura, perros, piedras, sacerdotes y alambre de espino, ahora han tenido la genial idea que se ve en la imagen. La noticia dice que las bolas son de hormigón pintado (por eso parecen metálicas), pero la cara del tipo no tiene nada que envidiar a la que ponía Ernest Borgnine al principio de la película (esa escena sí está en YouTube)… ¿funcionará?, me temo que no pero, bueno, ellos sabrán.




Las fotografías son de Achmad Ibrahim para Associated Press. La noticia es de PhotoBlog.