en Geotecnia

Fallo por carga de hundimiento en Nueva Zelanda

El fallo por carga de hundimiento es una cota superior. Normalmente trabajamos con el Estado Límite de Servicio de Deformaciones, por aquello de que, a partir de cierta deformación, la estructura deja de trabajar como estaba proyectada, mucho antes de hundirse y bla, bla, bla. Sin embargo, hay situaciones (y estructuras) en las que se trabaja con el Estado Límite Último de Hundimiento, situaciones en las que la carga presenta una cierta excentricidad, el plano de apoyo está inclinado, el terreno no es muy competente y, para terminar de arreglarlo, hay un talud cerca, ¿qué estructuras son esas?, pues las grúas móviles, oiga, que se meten donde haga falta.

Calcular la carga de hundimiento de una grúa no es complicado. Si alguien lo ha hecho alguna vez habrá comprobado que las grúas fijas son muy estables, el problema, como digo, son las grúas móviles, muy propensas a eso de volcar, como le ocurre a esta de 200 t en Waikato, cerca de Auckland, Nueva Zelanda, mientras intenta colocar una pasarela.

El hundimiento del apoyo empieza en el instante 01:01, aunque en 00:16 se aprecia ya una fisura junto a la rueda que al tipo del walkie no le hace mucha gracia.

Más información en The Landslide Blog y en Vertikal.net, de donde he sacado esta imagen previa a la rotura en la que se aprecia mejor la peculiar “solidez” del apoyo.

Fallo por carga de hundimiento de una grúa móvil en Nueva Zelanda

Y esta otra (evidentemente, posterior), en la que se puede intuir el ángulo a través del cual ha roto el terreno, que bien pudiera ser el talud natural del cauce original o, simplemente, la zona en la que dejaron de compactar, a saber.

Fallo por carga de hundimiento de una grúa móvil en Nueva Zelanda

Afortunadamente, nadie salió herido.


 

Escribe un comentario

Comentario

  1. Enrique, eres muy benévolo cuando escribes "un talud cerca", porque la placa está justo al borde de algo que parece un talud casi vertical.

  2. El "problema" para la sensibilización en cuestiones de seguridad es que estos accidentes son efectivamente raros. Si le muestra ese vídeo a un operario, éste le dirá que el gruísta era un inútil o que fue mala suerte pero ninguno considerará que a él también puede sucederle.