en Geotecnia

Deslizamientos de tierras y embalses naturales, el caso de Attabad

El pasado 4 de enero de 2010, un deslizamiento de tierras en el valle del río Hunza, en Cachemira, al norte de Pakistán (aquí en Google Maps), dejó 20 muertos en el poblado de Attabad, bloqueó la carretera internacional más alta del mundo, la Karakoram Highway (antigua Ruta de la Seda), interrumpió la comunicación con China y, para terminar de arreglarlo, cerró parte del valle, creando un inoportuno (y peligroso) embalse natural.

El valle de Hunza pertenece a la cordillera del Karakórum, frontera natural entre China, Pakistán y la India. Está situado a unos 2.500 metros sobre el nivel del mar, en una zona de difícil acceso, rodeada por montañas de más de 7.000 metros de altura (el K2 y el Nanga Parbat, entre otras), y la magnitud del deslizamiento ha sido proporcional a estos números.

(REUTERS/Abrar Tanoli)

Se trata de una zona muy accidentada, con un clima extremo y deslizamientos muy frecuentes. El de la fotografía inferior es del 22 de enero, y vista la fracturación de la ladera derecha, es de esperar que sigan produciéndose roturas, planas en su mayoría, pero también por vuelco en la parte más alta.

(Inayat Ali (Shimshal) / Pamir Times)

El tipo que aparece en la parte inferior de la fotografía está grabando un vídeo, disponible en youtube:

 

Hay también un vídeo de otro deslizamiento posterior, del 18 de mayo:

 

Desde el primer momento, junto con el Pamir Times, David Petley ha estado haciendo un seguimiento exhaustivo en su blog, Dave’s Landslide Blog, creando incluso otro específico, Hunza Landslide Monitoring, en el que ha informado diariamente de la evolución del nivel de embalse, con comentarios e información de primera mano de residentes y técnicos desplazados, visitando en persona el sitio en marzo.

Durante estos meses el nuevo embalse ha alcanzado una longitud de 21 km, con una profundidad media de 90 metros, inundando los pueblos y cultivos del valle, tal y como se puede apreciar en las fotografías del NASA Earth Observatory del 16 de marzo y el 1 de junio (las fotografías están giradas, el deslizamiento está abajo, a la derecha).

Teniendo en cuenta que hay 36 poblaciones justo aguas abajo, y precedentes como los de Malpasset y Vajont (y Ribadelago en España), se decidió excavar un aliviadero de sección triangular, de 5 metros de anchura y 14 metros de profundidad, para laminar el agua embalsada, pero no ha resultado fácil, ya que las caídas de rocas han sido continuas, con víctimas mortales incluso (en el vídeo del enlace se puede comprobar que una roca rebotando ladera abajo puede llegar mucho más lejos de lo que se piensa).

Una vista del aliviadero (David Petley / Hunza Landslide monitoring website)

La semana pasada el nivel de embalse alcanzó la cota del improvisado aliviadero y empezó a desaguar con fuerza, erosionando rápidamente la parte central del canal pero dejando más o menos bien la parte superior.

Las dos cuestiones más importantes son:

  • ¿Cómo y cuánto va a aguantar ese aliviadero la propia erosión regresiva del desagüe?
  • Tratándose de material heterogéneo no compactado y no saturado, en el que ya se han detectado filtraciones, ¿es factible una rotura por tubificación o erosión interna, como ocurrió en la presa de Teton?

El tiempo dirá… si alguien quiere ampliar esta información, en los blogs que enlazo hay mucho qué leer, además, The Big Picture le dedica esta semana 38 fotografías a la noticia, como siempre, muy buenas, recomiendo pegarles un vistazo.

Tres detalles más:

Más información:


Escribe un comentario

Comentario